La Iglesia mexicana anuncia una crisis humanitaria entre los migrantes

La Iglesia mexicana anuncia una crisis humanitaria entre los migrantes

Debido al incesante flujo de caravanas de migrantes que, camino hacia EEUU, han entrado en México a lo largo de estos últimos meses, el estado de Chiapas está sufriendo una crisis humanitaria nunca vista. Por ello, la Iglesia mexicana representada por Jaime Calderón, obispo de Tapachula, ha pedido actuaciones lo antes posible por parte del Gobierno.

El pasado 6 de mayo fue publicado un comunicado de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), ubicado en la Diócesis de Tapachula, Chiapas, en el que se traslada que miles de personas migrantes llevan varios días en la calle y sin comer; además “hay niños, ancianos, enfermos y algunas mujeres en la cercanía de las labores de parto”.

Debido a esta situación, la CEM solicitó activar un Plan de Emergencia al Gobierno federal. De este modo, utilizando las estructuras gubernamentales correspondientes, se preste atención humanitaria, principalmente a quienes deambulan por la ciudad de Tapachula.

El comunicado, el cual está firmado por Rogelio Cabrera, presidente de la CEM; Alfonso Miranda, secretario General del organismo; José Guadalupe Torres, responsable de la Dimensión Episcopal de Movilidad Humana; y el obispo de Tapachula, manifiesta que el número de migrantes ha desbordado la ayuda de la Iglesia de igual modo que la acción del Gobierno.

Explica que se encuentran saturadas las instalaciones de la estación migratoria siglo XXI, por lo que no se puede ofrecer una atención humanitaria correcta y ello provoca que los migrantes deambulen por la ciudad buscando medios para subsistir.

Sumado a esto, se han percibido actitudes de indiferencia y rechazo o discriminación hacia los migrantes, cuando México siempre ha sido un país muy hospitalario.

La Iglesia mexicana ha trabajado con otras Iglesias y con grupos de la sociedad civil e institucional en los tres niveles del gobierno, para prestar ayuda humanitaria que ha provocado el incesante flujo de las caravanas que no dejan de desplazarse por el país.

Puesto que la situación se ha agravado, se solicita por parte de la CEM la acción de Cáritas Nacional para que se pueda prestar la ayuda necesaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.