La huida de los 3.000 niños de Guatemala a México

La huida de los 3000 niños de Guatemala a México

Las medidas que garantizan la protección de la infancia han mejorado y existe el compromiso de no detener a niños.
El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha informado que unos 3.000 niños se encuentran entre las más de 12.000 personas que han atravesado la frontera entre Tecun Uman (Guatemala) y Tapachula (México) desde el pasado 17 de enero, publica Europa Press.

El Gobierno de México tiene recogido en sus estadísticas que en el pasado año se detuvo a más de 30.000 niños en centros temporales, los cuales provenían de Guatemala, Honduras y El Salvador. Las medidas que garantizan la protección de la infancia han mejorado y existe el compromiso de no detener a niños. Independientemente de ello, UNICEF sigue alerta.

“Tanto si se quedan en México como si prolongan su viaje hacia el norte, es crucial que estos niños permanezcan con sus familias, que no se les lleve a centros de detención y que estén protegidos en todo momento”, ha pedido Paloma Escudero, directora de comunicación de UNICEF, después de realizar una visita a Tapachula.

Precisamente en Tapachula, se encuentra un punto de migración en el que se agolpan mil hombres, mujeres y niños, la directora de comunicación de UNICEF ha hablado con aquellos que esperan que se tramiten las solicitudes de asilo o la comunicación de deportación. Tanto UNICEF como otras organizaciones apoyan los esfuerzos realizados por las autoridades en la búsqueda de alternativas.

Por ello, Escudero ha querido recordar que muchas de estas personas “han pasado del trauma de sufrir violencia y pobreza en casa al del desplazamiento y la incertidumbre que conlleva vivir en tránsito”.

“La esperanza en un futuro mejor y más seguro es lo que les anima a seguir adelante, y sin embargo está cada vez más fuera de su alcance”, ha argumentado Escudero que, además, ha señalado como alternativas al arresto que se concedan visados humanitarios o se creen albergues y centros de día.

“Esperamos ver más de estos programas a lo largo de la ruta migratoria de México. Después de todo, la migración no es un delito y no debe ser tratada como tal”, ha añadido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.