La huelga de los periodistas contra la represión en Sudán

La huelga de los periodistas contra la represión en Sudán

Durante tres días han mantenido sus protestas.
En un comunicado en su cuenta de Twitter, la Red de Periodistas de Sudán había anunciado una huelga “en protesta contra la represión contra los medios y confiscación de periódicos por parte del aparato de seguridad ante la cobertura de las manifestaciones pacificas” que se llevaron a cabo para protestar por el aumento del precio del pan, y que ha provocado una decena de muertos en el país africano.

Además, manifestaban su “apoyo absoluto y posicionamiento total con el pueblo sudanés y sus legítimas demandas de libertad, dignidad y transición democrática”.
Las multitudinarias manifestaciones exigían también la salida del poder de Omar Hasán al Bashir, presidente de Sudán, quien esta semana acusó a “traidores” y “mercenarios” de los “sabotajes” en el país en el marco de las protestas.

Prometió “perseguirlos y expulsarlos” e hizo hincapié en que las autoridades “seguirán adelante con la aplicación de proyectos de desarrollo”. También dijo que “se ha lanzado una guerra” contra el país porque Sudán “se ciñe a su religión y dignidad”, un país que “no será vendido por maíz o dólares”.

Por su lado, Amnistía Internacional ha advertido de que, al menos, 37 personas han muerto a manos de los agentes sudaneses en el transcurso de estas manifestaciones. “El hecho de que las fuerzas de seguridad estén usando la fuerza letal de manera tan indiscriminada contra manifestantes desarmados es extremadamente preocupante”, indicó Sarah Jackson, subdirectora para África Oriental, Grandes Lagos y el Cuerno de África de esta organización no gubernamental.

Subrayó que “con decenas de muertos ya, el Gobierno debe contenerse en este mortal uso de la fuerza e impedir más derramamientos de sangre innecesarios”. Además, Jackson insistió en que “debería centrarse en poner fin a la represión de los Derechos Humanos que mantiene desde hace tiempo y en resolver la crisis económica que ha precipitado estas protestas”, “en lugar de intentar impedir que las personas se manifiesten”.

Numerosas manifestaciones se han venido desarrollando en los últimos días en varias ciudades del país, incluso en Jartum, la capital, todas ellas reprimidas por las fuerzas de seguridad gubernamentales. Incluso se ha decretado el toque de queda, a pesar de lo cual miles de personas siguen saliendo a las calles a diario. Precisamente, contra el deterioro de la situación económica y la alta tasa de paro, desde finales de 2017 vienen llevándose a cabo manifestaciones y la oposición ha convocado nuevas movilizaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.