La honradez de José Vélez (la falsa denuncia contra un gran alcalde)

Antonio Miguel Carmona.

Por Antonio Miguel Carmona.
Siempre que he puesto las manos en el fuego por alguien, nunca me las he quemado. Avalo la honradez, honestidad y ejemplaridad del alcalde de Calasparra, José Vélez, como el que más entre los regidores públicos y entre todos los militantes socialistas.
La torpe oposición, sabedora del cariño que le profesan a Vélez sus vecinos, como lo demuestran las urnas y el día a día, no ha tenido por más que interponer una denuncia, tan falsa como estúpida.
Acusan a José Vélez, a Jordi Arce y a José Moreno de delitos que nada tienen que ver con la realidad y con la verdad. Falsedades que, a pesar de la evidencia de la respuesta del consistorio, revelan la incapacidad de una oposición destinada a estrellarse contra la pared de la realidad.
Se ha demostrado ya, tal como muestra el consistorio, que el Ayuntamiento de Calasparra actuó de forma legal en cumplimiento de lo dispuesto por el TSJ. Nada que objetar a los hechos. Pero, sin embargo, la realidad es otra. ¿Por qué atacan entonces a José Vélez?
La realidad es que, cuando no pueden contra un gran alcalde socialista, les vale todo. La mentira, las denuncias temerarias, la utilización de la justicia, las falsedades, la estupidez.
Conozco sobradamente a José Vélez para saber que, cuando paseo con él por su municipio, somos incapaces de hacerlo sin detenernos porque cada dos pasos le paran sus conciudadanos para saludarle, para felicitarle o para comentarle cualquier asunto concerniente al ayuntamiento de esta magnífica localidad de Calasparra.
Y así, por cierto, lo reflejan las urnas. Unas urnas que se abrirán el próximo mes de mayo y que, por lo que compruebo, confirmarán con su voto a un alcalde magnífico y refutarán, también con su papeleta, a aquellos que han utilizado la mentira para tratar de derribarle.
Porque si hubiera muchos José Vélez este país sería otra cosa. Una nación comprometida con sus ciudadanos. Una España en la que sus hombres y mujeres públicos forman parte de los problemas cotidianos y del devenir de las gentes.
Para mayor abundamiento no quiero dejarme en el tintero otra realidad de este alcalde: José Vélez es una bellísima persona. Un hombre bueno, honrado y cabal. Una persona íntegra que lleva el nombre de Calasparra a donde quiera que va. Dirigente político que, pudiendo estar con la gente supuestamente importante, está siempre con sus vecinos, con la gente que importa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *