La extraña ruta que han seguido los Reyes Magos

La extraña ruta que han seguido los Reyes Magos

Existe un gran misterio en la historia contada de los Reyes Magos, los cuales fueron a adorar al niño viajando millones de kilómetros y, todo ello, siguiendo a una estrella. El camino que pudieron tomar aquellos tres sabios de Oriente hasta Belén continúa siendo una incógnita.

Según los historiadores de la Biblia, es posible deducir cuál pudo ser la ruta, pero no existe unanimidad entre ellos mismos. Por lo tanto, se abre un debate en el que surgen cuatro rutas. Las pistas de esas rutas vienen dadas en el evangelio de San Mateo, un cuadro, astrónomos chinos y la historia.

Las pistas que ofrece San Mateo:
“Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle.
Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él.
Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo.
Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: Y tú, Belén, de la tierra de Judá.
No eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; Porque de ti saldrá un guiador, que apacentará a mi pueblo Israel.
Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén, dijo: Id allá y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore.
Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño.
Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino”.

Ésta es la única referencia que se hace en la Biblia acerca de los Magos de Oriente. Armand Puig, decano de la Facultad de Teología de Cataluña, considera que el evangelio de San Mateo es la pista de la que hay que partir para realizar la investigación.

Según Puig, “estos versículos narran la visita de unos sabios venidos de Oriente en un tiempo sin determinar que siguen una estrella, pero con detalles fundamentales para averiguar su procedencia”, apuntando, además, en una entrevista con La Vanguardia, “hay que leer atentamente a Mateo y racionalizarlo, da claves para explicar pormenores de los llamados reyes magos”.

San Mateo escribe que la estancia de José y María en Belén finaliza con la visita de los “Sabios de Oriente”, después del nacimiento pero no se precisa ninguna fecha. También el detalle que San Mateo traslada, y que según recoge en su evangelio, el niño y María se encontraban en una “casa», no en un establo.

También, en el evangelio de San Mateo se le da un papel principal al rey Herodes. El mismo que ordenó matar a los niños que hubiesen nacido dos años antes. Un aspecto filosófico que se inserta en la historia el participio aoristo particular del griego que San Mateo lo usa con el verbo nacer en el versículo 2. La utilización de esta forma verbal se lleva a cabo cuando se hace alusión a un tiempo indeterminado, traduciéndose como “nació” o “ha nacido”, por lo que no tiene por qué tratarse de que Jesús fuese un recién nacido en ese momento.

Esto no lleva a la pista de que José, María y Jesús pudieron permanecer en Belén por un periodo de dos años, lo que haría más fácil la llegada de los Reyes.
Los Reyes Magos ¿eran persas o árabes?

Una vez conocido que los Reyes Magos tardaron un tiempo largo en llegar hasta Belén, subyacen dos teorías acerca de su procedencia. Por una parte, al ser nombrados “de Oriente», se dice por una parte que pudieron ser persas y, por otra, que pudieron ser árabes.

Según Puig, eran procedentes de Persia. En su estudio acerca del nacimiento del niño, el teólogo establece que “Arabia” en la antigüedad era entendida como el reino nabateo, donde se encontraba Damasco, al este de Judea y Perea.

“Un detalle histórico remacharía la idea de su origen persa, y es el cuadro de la Natividad en la iglesia de Belén”, dice Puig. “Cabe recordar que en el año 614, los persas no la destruyeron durante su invasión a Tierra Santa porque vieron en ella imágenes de los tres sabios con atuendos típicos de su país”.

Mark Kidger, astrónomo, escribió un libro titulado The Star of Bethlehem. En ese libro se dice que la estrella que los Reyes Magos usaron como orientación no era ningún cometa, sino que era una Nova que, a mediados de marzo del año 5 AC, fue comprobada por astrónomos chinos y coreanos.

Partiendo de la base de que Jesús nació entre el invierno del año 7 y marzo del 6, es el tiempo suficiente para que ocurra lo que dejara escrito San Mateo en su evangelio. Los Reyes llegaron para adorar al niño a tiempo. Ese tiempo en el que los Magos cruzaron Oriente, llegando a Belén antes de que la familia partiera.

Lo que detectaron los astrónomos chinos y coreanos fue “un objeto celeste muy brillante” que estaría entre las actuales constelaciones de Capricornio y Aquila, siendo visible durante tres meses, primero hacia Jerusalén y luego hacia Belén.

Los historiadores determinaron tres rutas, añadiéndose una cuarta de una prueba que se hizo en el año 2000.

La primera estudiada fue la Ruta del Incienso, vía de comercio entre Egipto y la India. Por esta ruta, los Reyes Magos procederían del actual Yemen, de la ciudad de Hadramut. Cruzaron la península Arábiga hasta Egipto y de allí fueron hasta Judea donde estaba Belén.

Puig considera que la ruta más certera es la que sale de Persépolis, Tajt-e Jamshid, en el actual Irán, hasta Babilònia, en la ciudad de Mosul en Irak, cruza Siria, Líbano y llega a Palestina hasta llegar a Belén.

La tercera vía, saldría de la antigua Babilonia, actualmente Falluja. Esta ruta se guía por el río Éufrates uniendo Tadmur, Damasco, Amán, Jerusalén hasta dirigirse al sur hasta Belén.

En el año 2000 se imitó una ruta en camello recorriendo 1.600 kilómetros entre Irak, Siria, Jordania y Cisjordania. Esa ruta duraba 83 días.

2 thoughts on “La extraña ruta que han seguido los Reyes Magos”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.