A la espera de la primavera… el despertar de la Ideología

Por Mari Ángeles Solís del Río.
Después de tanta tormenta, tanta ciclogénesis y tanta lluvia, por otra parte tan necesaria, no nos queda otra que buscar las coincidencias de todos esos fenómenos atmosféricos con los acontecimientos acaecidos en la sociedad, durante estos últimos meses.
Ineptitud de un gobierno en materia económica que, a través de una burla macabra, deja desprotegida a una parte de la ciudadanía y en un alarde de compasión incrementa las pensiones de jubilación un 0’25%, sin contar con la subida del IPC, sin contar con que esa parte de la ciudadanía es la que sostiene a gran parte de las familias españolas que han visto su futuro laboral truncado, sin contar con que es un derecho ya que han contribuido, por medio de impuestos, durante toda su vida para poder disfrutar del merecido descanso económicamente desahogado tras su retirada laboral…
Oportunismo político de algunos partidos que han abierto debate como consecuencia de un hecho tan despreciable como es el asesinato de un niño. Y nos encontramos con argumentos arcaicos como es la vuelta de la pena de muerte o la prisión permanente, sin querer darse cuenta que tenemos el privilegio de vivir en un estado de derecho y que ha de ser la justicia quién actúe… argumentos que incluso han cuestionado el papel de la mujer en la sociedad y que han servido como prejuicios por el color de la piel. ¿Volveríamos a la ley del ojo por ojo, diente por diente?
Todo esto nos lleva a hacernos multitud de preguntas acerca del letargo que vive la sociedad, acerca de la falta de diálogo entre los políticos, acerca de la falta de comunicación que existe entre la ciudadanía y cualquier institución que debiera estar a disposición de éste.
Ayer tuve el privilegio de asistir a una tertulia de ciudadanos socialistas, progresistas y socialdemócratas. Un grupo de ciudadanos de a pie, que su objetivo es iniciar un camino, desde el principio y dejarse guiar por el viento. Quieren estar abajo, con los ciudadanos que nadie escucha, con los problemas diarios de la gente cotidiana, esa gente cuyo principal anhelo es tener un trabajo digno, un salario justo, una vivienda real… gente corriente que necesita sentirse protagonista del cambio que la sociedad necesita.
Y hoy, ha amanecido un día frío y lluvioso. Pero yo, mientras recordaba el optimismo, las ganas de luchar, la cercanía y la ilusión de todos los que ayer tarde decidimos emprender el camino, he sentido la primavera.
Porque la primavera vendrá y saldrá a nuestro encuentro. La esperaremos con la mochila cargada de ideas, de proyectos, de diálogo, de futuro… porque los cambios deben venir de abajo para que duren en el tiempo y sean beneficiosos. Porque la solución a los problemas de la ciudadanía viene de la mano de la socialdemocracia; porque nos importa la libertad, la igualdad, el feminismo, el medio ambiente, la tecnología, la investigación, el respeto de la diversidad, el estado del bienestar. Porque hay soluciones si atajamos los problemas de raíz con la educación, educación pública y de calidad para todos, por la sanidad universal, por las pensiones de nuestros mayores, porque se respeten todos, todos los derechos… por eso somos progresistas, por eso somos socialdemócratas.
Fue muy gratificante observar cómo la ilusión de un grupo de personas por hacer las cosas bien y acercarse a los ciudadanos provoque una bocanada de aire fresco que abra las ventanas para que entre la primavera.
El camino acaba de empezar y el futuro irá marcando los pasos. ¿Hacia dónde nos llevará? Sin duda, hacia todos los rincones. ¿Dónde llegará? El futuro dirá… Lo que sí está claro es que la compañía es inmejorable, porque iremos de la mano de los ciudadanos para hacer una sociedad mejor, libre, progresista y socialdemócrata.

1 thought on “A la espera de la primavera… el despertar de la Ideología”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.