La discutida victoria de Evo Morales, ¿quién lleva razón?

La discutida victoria de Evo Morales, ¿quién lleva razón?

Con el 47,08% de los votos, Evo Morales se convierte, por tercera vez, en presidente de Bolivia, frente al 36,51% de Carlos Mesa, evitándose, así, una segunda vuelta en las elecciones bolivianas celebradas el 20 de octubre. Con todo, hay polémica y Mesa, candidato por Comunidad Ciudadana, ha denunciado un fraude.

La ley electoral del país establece que, si un candidato obtiene más de un 40% de los sufragios y una diferencia de un 10% o más respecto al segundo, no habrá segunda vuelta.

La polémica viene porque el Tribunal Supremo Electoral interrumpió la transmisión de datos durante el escrutinio de las actas en un momento dado de la noche electoral y no se reanudó hasta más de 23 horas después.

Es en ello en lo que el también ex presidente boliviano se basa para denunciar un pucherazo, porque al reanudarse la retransmisión, se había producido un cambio favorable al oficialismo, algo calificado por muchos como “inexplicable”.

“El fraude está consumado y está ratificado”, declaró Mesa este pasado jueves en una entrevista con Fernando Rincón en Conclusiones. “Este resultado rompe toda legitimidad de un eventual gobierno de Evo Morales; sería un presidente ilegítimo”, añadió.

Bolivia lleva ya varios días de protestas por el supuesto fraude de Morales, a quien el candidato opositor acusa de estar gestando un golpe de Estado. Por el momento, ya van ocho heridos en los incidentes y se han registrado incendios en casi todas las sedes de los Tribunales Electorales Departamentales de casi todos los departamentos de Bolivia.

Mesa ha publicado un vídeo en sus redes sociales en el que dice que los resultados son una “alteración vergonzosa y grosera de nuestro voto” y ha hecho un llamamiento a sus seguidores a no desanimarse y continuar con las protestas pacíficas.

Por su lado, Morales ha manifestado que está cansado de que le llamen dictador, para luego volver a ratificarse en su victoria. El canciller Diego Pary lo apoya y en CNN declaró que “no hay fraude gigantesco, hay una derrota gigantesca de Carlos Mesa que él no quiere aceptar”.

La Organización de Estados Americanos (OEA) se ha mantenido vigilante y admite que no ve inconsistencia en el recuento de los votos, pero pide que haya una segunda vuelta.

El propio Luis Almagro, secretario general de la OEA, escribió en Twitter que “como lo dijo la Misión de la #OEAenBolivia, permitir que el pueblo se exprese en una segunda vuelta es la salida más democrática y una oportunidad para evitar una confrontación política y social en el país”.

La Unión Europea, por su parte, también se ha pronunciado a favor de celebrarse una segunda vuelta para restablecer la confianza en los resultados.

Con todo, se observan algunas contradicciones. Por un lado, el 51,3% de los ciudadanos con derecho a voto se pronunció, en un referéndum celebrado en febrero de 2016, en contra de una nueva reelección de Morales.

El oficialista Movimiento al Socialismo, el partido del presidente boliviano, presentó en septiembre de 2017 presentó ante el Tribunal Constitucional de Bolivia un acuerdo de inconstitucionalidad contra parte de la Ley de Régimen Electoral de forma que Morales podría volver a presentarse en las presidenciales de 2019.

Así, en noviembre de 2017, el tribunal de garantías lo habilitó de manera indefinida para postularse a la presidencia argumentando que es un derecho humano. El Tribunal Electoral también lo habilitó como candidato en diciembre de 2018.

En cambio, la propia Constitución boliviana, que se aprobó durante uno de los gobiernos de Morales, en su artículo 87 solo permite dos mandatos presidenciales consecutivos. El líder de origen indígena lleva como presidente desde enero de 2006.

1 thought on “La discutida victoria de Evo Morales, ¿quién lleva razón?”

  1. Evo Morales quiere perpetuarse de forma permanente como Presidente de Bolivia. La prueba está en que es Presidente desde el año 2006, y que quiere seguir siéndolo actuando como Maduro con fraudes electorales. No me sorprendería que quiera implantar una dictadura en Bolivia, ya que Evo Morales se alinea con las políticas de Maduro, de Cuba, de Fidel Castro cuando aún estaba vivo, es muy amigo de las dictaduras y tiene muy gratos recuerdos de éstas.
    Desgraciadamente ,el pueblo llano Boliviano adolece de cultura y de cultura política, lo que beneficia las pretensiones de Evo Morales para atraerlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.