La dimisión de Boya y las agresiones psicológicas en el seno de la CUP

La dimisión de Boya y las agresiones psicológicas en el seno de la CUP

Manifiesta que las sufrió cuando era diputada en el Parlament.
Mireia Boya, ex diputada de la CUP, ha informado que abandona la Secretaría Nacional de la formación debido a ser víctima de un “episodio de agresión psicológica continuada” que un compañero ejerció contra ella.

Por medio de una carta que ha publicado en las redes sociales, da las explicaciones en las que sostiene su dimisión del órgano directivo de la CUP puesto que sufrió este episodio cuando fue diputada en el Parlament y ello le provocó “una gestión emocional complicada todavía abierta”.

En la carta afirma que sufrió “problemas de salud” y que, al volver a coincidir con esa persona en tareas del Secretariado, decide dimitir para cuidarse.

Boya argumenta que en el reencuentro con ese compañero volvía el “recuerdo de aquellos comportamientos agresivos y roles de poder” de su época como diputada.

Apunta que, aunque pidió que se evitase, vio “con tristeza como en las organizaciones se tiende a dar la vuelta a las prioridades, a olvidarlas y ha hacer periférico todo aquellos que realmente importa” poniendo de ejemplo a las personas y los cuidados.

“Me voy consciente de dejar el reto colectivo de mejorar la gestión de las agresiones machistas”, ha asegurado, y ha dado las gracias a las personas que se han puesto al frente de esta tarea.

No considera su marcha como un adiós, sino que volverá pronto y pide cuidar el trabajo desde los municipios como “una joya, porque viene una campaña electoral decisiva para hacer crecer la unidad popular”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *