La democracia podrá al fin exhumar a Franco del Valle de los Caídos

La democracia podrá al fin exhumar a Franco del Valle de los Caídos

La familia tendrá 15 días para hacerse cargo de los restos.
En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de ayer, Carmen Calvo, vicepresidente del Gobierno, ha informado de que se ha aprobado un real decreto ley para dar amparo legal a la salida de los restos de Franco del Valle de los Caídos. A partir de aquí, se abre un plazo de 15 días para que la familia se haga cargo de estos y, en caso de no comunicar dónde quiere enterrar al dictador o haya diferencias de opinión entre ellos, será el Ejecutivo quien lo determine.
Lo que hace el decreto ley es reformar la Ley de Memoria Histórica, añadiendo un tercer apartado al artículo 16, haciendo constar que «en el Valle de los Caídos solo podrán yacer los restos mortales de personas fallecidas a consecuencias de la Guerra Civil española, como lugar de conmemoración, recuerdo y homenaje a las víctimas de la contienda».
Cabe recordar que Francisco Franco es la única persona enterrada en este monumento que no murió en la guerra ni fue represaliada posteriormente. El dictador falleció de muerte natural, octogenario y siendo Jefe del Estado.
En cuanto a los plazos, el decreto ley tiene una «caducidad máxima» de doce meses, aunque, según cálculos del Ejecutivo, la exhumación podrá llevarse a cabo antes de final de año. De hecho, la intención es que se haya producido antes de la celebración del 40 aniversario de la Constitución, el 6 de diciembre.
Quien no saldrá del Valle de los Caídos es José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española, puesto que sí fue ejecutado en los primeros meses de la contienda civil. Sí se exhumarán sus restos, pero serán enterrados en otro lugar del Valle, de forma que queden en un lugar no preeminente de la Basílica. De esta forma se cumple la recomendación del Comité de Expertos de Memoria Histórica que, en 2011, aconsejó que tenga un tratamiento similar al del resto de víctimas.
La norma entrará en vigor 24 horas desde su publicación en el BOE. A partir de entonces, hay un plazo de 30 días para convalidarlo en el Congreso. La vicepresidente ha instado a los partidos para que voten su tramitación como proyecto de ley, de forma que se abriría la puerta a introducir más cambios y mejoras a la actual Ley de Memoria Histórica.
El Consejo de Ministros de la próxima semana aprobará un acuerdo de incoacion que dará un plazo de 15 días a la familia de Franco para que se persone en el procedimiento y haga las consideraciones y alegaciones oportunas.
Igualmente, en ese plazo, los familiares deberán comunicar dónde quieren que se inhumen de nuevo los restos del dictador, aportando la documentación pertinente.
en caso de no haber respuesta, el Ejecutivo determinará el destino de los restos en un lugar adecuado y digno, según revelan fuentes del Gobierno, que no han aportado más detalles.
a través de la abadía benedictina del valle, el Ejecutivo ha conocido un escrito de la familia Franco en el que adelantan que no se hagan cargo de los restos. El Gobierno, en cambio, solo se podrá dar por informado de ello durante el trámite formal.
El Gabinete de Pedro Sánchez deberá aprobar una nueva decisión en caso de que sea el Gobierno quién deba decidir dónde enterrar los restos de Franco.
Durante la comparecencia ante los medios, Calvo ha explicado que resulta «inasumible» para una democracia consolidada mantener al dictador en una «tumba del Estado junto a víctimas de la Guerra Civil y la dictadura». Además, se incumplía el artículo 16 de la Ley de Memoria Histórica que dice que «en ningún lugar del recinto podrán llevarse a cabo actos de naturaleza política ni exaltadores de la Guerra Civil, de sus protagonistas o del franquismo».
de acuerdo con el estudio jurídico que ha hecho el Ejecutivo sobre esta cuestión, los acuerdos vigentes entre el Estado español y el Vaticano facultan al Gobierno para proceder con la exhumación, aún con la oposición de la abadía benedictina, algo que no se contempla desde el Gabinete de Sánchez.
Según ha confirmado la vicepresidente, la intención del Gobierno, en consonancia con lo adelantado por Adriana Lastra, número dos del PSOE, es no convertir la exhumación de Franco en un espectáculo.
Así, cuando se lleven a cabo los trabajos, se hará con discreción y decoro para evitar que llegue una avalancha de curiosos o exaltados a la Basílica.
Asimismo, Calvo ha manifestado que no le preocupa que el PP recurra ante el Tribunal Constitucional el uso del decreto ley para exhumar a Franco. «Lo importante es el fondo, si quiere o no quiere que Franco siga teniendo un lugar preeminente justo donde están las víctimas», ha opinado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.