La delincuencia causa más muertes que las guerras, según la ONU

La delincuencia causa más muertes que las guerras, según la ONU

Según ha dado a conocer un estudio realizado por la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito, con el que se pretende encontrar estrategias para la prevención de asesinatos, se ha revelado que las personas fallecidas por delincuencia son más que las fallecidas en conflictos armados.

«Diario Progresista te necesita. Donar 12 €»

Solo en 2017 se contabilizaron unos 464.000 asesinatos, cifra cinco veces mayor que los 89.000 fallecimientos como consecuencia de las guerras en ese mismo año, tal como recogen los datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

En el “Estudio Global de Homicidios 2019” se analizan los crímenes que tienen relación con violencia de género, violencia de pandillas y otros tipos de asesinatos con el objetivo de hallar estrategias que reduzcan la tasa de homicidios.

Yury Fedotov, director ejecutivo de la UNODC, trasladó que, por parte de los gobiernos, se ha adquirido el compromiso de reducir la violencia y los fallecimientos provocados por ésta y, con ello, cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2030.

“Este informe ofrece ejemplos importantes de operativos comunitarios que han ayudado a mejorar sustancialmente algunas áreas afectadas por la violencia, las pandillas y el crimen organizado”, manifestó Fedotov.

Según el informe, Centroamérica es una de las regiones más peligrosas. Los homicidios pueden alcanzar un 62,1 por cada 100.000 personas en algunos lugares.

En otros lugares como Asia, Europa y Oceanía, sin embargo, se reflejó que son zonas muy seguras del mundo, cuya tasa de homicidios es de  2,3, 3 y 2,8 por cada 100.000 habitantes, respectivamente. El promedio global en el mundo es de  6,1 asesinatos por cada 100.000 personas.

La tasa en África fue del 13 en 2017 y en América alcanzó el 17,2 en el mismo año. Esa cifra fue la más alta registrada desde 1990.

En términos globales, los homicidios aumentaron de 395.542 en 1992 a 464.000 en 2017, pero la UNODC matizó que si se tiene en cuenta el aumento de la población, el riesgo disminuyó en el mismo periodo.

Según el informe, el crimen organizado fue el causante del  19% de los homicidios en 2017 e indican que, desde principio de siglo, “esas agrupaciones delictivas han matado a tanta gente como todos los conflictos armados combinados”.

Avisa, además, el crimen organizado daña al estado de derecho e impide el desarrollo socioeconómico.

Consideran que si la comunidad internacional no toma medidas urgentes, no se podrán cumplir las metas del Objetivo de Desarrollo 16, con lo que se pretende reducir cualquier forma de violencia y los fallecimientos por sus consecuencias.

Según los datos de 41 países, aunque los asesinatos de menores de 9 años son equiparables, analizando en el resto de las edades, los hombres alcanzan más del 50% de los fallecidos.

El periodo de mayor riesgo de homicidio a nivel mundial se establece en la edad comprendida entre los 15 y los 29 años de edad.

“Los altos niveles de violencia están asociados con hombres jóvenes, tanto las víctimas como los victimarios”, indica el informe.

“Por ello, los programas de prevención de la violencia deben centrarse en dar apoyo a los jóvenes para evitar que sean arrastrados a una subcultura de pandillas o tráfico de drogas.”

Las mujeres son las principales víctimas de homicidio por parte de sus parejas y familiares.

Los feminicidios cometidos por las parejas no suelen ser ni fortuitos ni espontáneos, y más grave aún, no se denuncian y  “muy a menudo se ignoran”, indicó Fedotov.

Con el objetivo de ayudar a los gobiernos para prevenir asesinatos, desde la UNODC, se identificaron las causas de este tipo de homicidios: armas de fuego, drogas y alcohol, desigualdad, desempleo, inestabilidad política y estereotipos de género.

Aunque se han aprobado nuevas leyes, el número de mujeres asesinadas por sus parejas ha aumentado en México. Por ello, el Comité para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer ha publicado una serie de medidas urgentes con las que se frene la violencia y marginación que sufren las mujeres y niñas en ese país.

El número de refugiados y solicitantes de asilo que en 2017 provenían de Honduras, Guatemala y El Salvador alcanzó la cifra de 294.000. Principalmente buscando refugio en Estados Unidos, México y Belice, aunque también últimamente hacia Costa Rica y Panamá. El objetivo de la agencia de la ONU para los refugiados es, además de proporcionarles ayuda humanitaria, es buscar su integración en los países de acogida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *