La cumbre europea revela la división de Europa por la política migratoria

La cumbre europea revela la división de Europa por la política migratoria

La idea era acercar posturas de cara al próximo Consejo Europeo.
Europa está muy dividida. Los líderes de 16 países de la Unión Europea participaron ayer en una cumbre informal en Bruselas con el fin de acercar posturas cara al Consejo Europeo en el que los 28 países de la UE intentarán encontrar una solución a la crisis migratoria.
Esta mini cumbre fue convocada a petición de Angela Merkel, canciller alemana, por Jean-Claude Juncker, porque, para salvar el gobierno de coalición en Alemania, necesitaba ofrecer soluciones a Horst Seehofer, ministro de Interior del país germano y líder del ala bávara de su partido. El ministro exigen mano dura en política migratoria.
Italia, por su parte, reprocha la falta de apoyo de sus socios europeos durante años y que no se hayan cumplido las cuotas de acogida de refugiados. El gobierno italiano pide la reforma del Reglamento de berlín, que obliga a qué se solicite el asilo en el país de llegada y que este se haga cargo de los demandantes. Matteo Salvini, vice primer ministro de Italia, ha recrudecido sus ataques contra la inmigración y ha amenazado con no dejar desembarcar más barcos en los puertos del país transalpino.
Asimismo, el grupo de Visegrado, Polonia, Hungría, República Checa y Eslovenia, anunciaron que no acudirían a esta cumbre y se niegan a cumplir con las cuotas de reparto de refugiados. Exige mayor control de las fronteras exteriores y que se creen centros de acogida fuera de la Unión. Austria comparte esta posición.
En un borrador del Consejo Europeo se contempla esta posibilidad de creación de plataformas de desembarco en países del norte de África. En línea parecida, Macron y Sánchez lanzaron una iniciativa “distinta, aunque complementaria”, con paquetes de retorno voluntario a los países de origen y mayores esfuerzos de reasentamiento. Según el comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, estos desembarcos darían a los inmigrantes “la protección y dignidad que merecen” y respetarían las leyes internacionales y derechos humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *