La cruel deportación de los niños migrantes

La cruel deportación de los niños migrantes

En los movimientos migratorios, los menores son los más vulnerables.
Un informe de UNICEF concluye que las consecuencias de la deportacion de los niños cuando llegan a la frontera de México con Estados Unidos son la violencia extrema, la pobreza y la falta de oportunidades, que, a su vez, son las causas de la migración de miles de menores desde El Salvador, Guatemala y Honduras. Los titulares de las informaciones en 2018 han estado plagados del asunto de migrantes y refugiados, desplazamientos en los que los niños son los más vulnerables.

“Migrar es un derecho humano”, afirma María Cristina Perceval, directora regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, “sin embargo, el ejercicio de este derecho para miles de niños y niñas en Centroamérica norte y México es una pesadilla”. Se da la circunstancia de que en muchas ocasiones los niños que son deportados a sus países de origen no tienen un hogar al que volver y acaban endeudados o víctimas de pandillas.

Por ello, al tener que retornar a “situaciones imposibles” lo más probable es que vuelvan a migrar. “Por ejemplo, tal como nos contaba una niña en El Salvador”, destaca Perceval, “allí presumen que muchas de estas niñas, y no se equivocan, han sido víctimas del tráfico y la trata de personas, que han sufrido violencia sexual; entonces, tienen que encontrarse con una situación de discriminación, rechazo y estigma en las mismas comunidades de las que habían salido”.

El informe hace hincapié en que el ciclo de migración y deportación se transforma en un “círculo de peligro y dolor” violando el interés superior de los menores. Casi 24.200 mujeres y niños, de los más de 96.200 migrantes deportados, fueron devueltos entre enero y junio del pasado año desde Estados Unidos y méxico, resultando desde este último país más del 90%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.