La caída de Putin en las elecciones locales de Moscú

La caída de Putin en las elecciones locales de Moscú

Aunque el partido que respalda a Vladimir Putin, presidente ruso, Rusia Unida, ha logrado mayoría absoluta en el Parlamento local de Moscú, ha caído en más de un tercio en el número de representantes respecto a las elecciones anteriores.

La cita electoral de este domingo ha sido la que más seguimiento tenido en los últimos años. Las autoridades habían vetado a muchos candidatos opositores, provocando las mayores protestas vividas en la capital en casi diez años.

Así, estas elecciones han sido protagonizadas por Alexéi Navalni, líder opositor, y sus aliados. Lograron convertir los comicios en una competición frente a Rusia Unida, teniendo en cuenta que la cita electoral parlamentaria será en 2021.

En julio, miles de manifestantes se movilizaron frente a la sede de la Comisión Electoral Central por la decisión adoptada de no incluir a muchos candidatos opositores con la excusa de no haber logrado las firmas necesarias que los avalaran.

Navalni recomendó, entonces, que sus seguidores votaran en toda Rusia al candidato que tuviera más posibilidades de ganar al partido de Putin. Así las cosas, varios candidatos de esta formación decidieron presentarse como independientes. Pretendían así distanciarse de un partido que viene perdiendo popularidad desde hace diez años.

El actual escenario es que Rusia Unida contará con 26 de los 45 escaños del Parlamento local de Moscú. En 2014 logró 28 de parlamentarios, a los que se unieron otros diez candidatos independientes. El Partido Comunista se ha hecho con tres escaños. En la anterior cita electoral había logrado cinco. El partido Yabloko y Rusia Justa consiguen en esta ocasión tres parlamentarios.

Moscú ha concentrado todo el foco mediático a pesar de que se celebraban elecciones locales y regionales en toda Rusia. Contribuyeron a ello las manifestaciones del verano respaldando a los candidatos opositores excluidos.

Se han difundido varios medios en redes sociales mostrando algunos electores llenando urnas con votos. La participación alcanzó más del 60%. El presidente ruso, que seguirá como jefe del estado hasta por lo menos 2024, mantiene una popularidad muy por encima de la de los líderes occidentales, pero está en niveles por debajo de los de etapas anteriores.

Su partido, Rusia Unida, en cambio, sigue cayendo, en buena medida por el descontento de los ciudadanos por la decisión de elevar la edad de jubilación, justo cuando los ingresos en los hogares bajan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *