La antifeminista Isabel Díaz Ayuso, candidata del PP a la Comunidad de Madrid, y el concejal Martínez-Almeida, al Ayuntamiento de la capital

La antifeminista Isabel Díaz Ayuso, candidata del PP a la Comunidad de Madrid, y el concejal Martínez-Almeida, al Ayuntamiento de la capital

Terminan así varios meses, y una veintena de nombres, de especulaciones sobre los posibles candidatos.
“Para ser mejor mujer no tengo que ser feminista”. Esta perla declaraba hace unos días a El País Isabel Díaz Ayuso, a la sazón flamante candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, acompañada en la carrera electoral José Luis Martínez-Almeida, en su caso al Ayuntamiento de la capital.

Es la opción más idónea para la dirección del partido que dirige Pablo Casado, con el objetivo de conservar el Gobierno regional y reconquistar el Consistorio. Ambos, madrileños de 40 y 43 años, respectivamente, forman parte del Comité Ejecutivo Nacional y son de la total confianza del presidente de la formación conservadora. Sus perfiles ideológicos son cercanos a los postulados que defiende Vox, lo que da a entender cuál será la estrategia electoral que emplearán los populares.

Díaz Ayuso, periodista, es secretaria de Comunicación del PP y portavoz del partido en la Comunidad de Madrid. Comenzó trabajando en distintos medios y ha impartido clases de periodismo en varias instituciones. Hace 15 años comenzó a trabajar con Casado. Fue viceconsejera de Justicia del Gobierno regional, portavoz adjunta del Parlamento autonómico y diputada en las dos últimas legislaturas en la Asamblea de Madrid.

Por su parte, Martínez-Almeida llegó a la primera línea de la oposición política en el Ayuntamiento de la capital, al frente del Grupo Popular, después de la dimisión de Esperanza Aguirre. Es abogado del Estado y fue secretario general del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid. Ha sido especialmente crítico con Manuela Carmena, la alcaldesa de la Villa y Corte, en especial por su “urbanismo ideológico” y la entrada en vigor de las medidas de restricciones al tráfico en Madrid Central.

De la candidata popular se puede decir que no deja indiferente a nadie, practicando un discurso “sin complejos”, tal como quiere el presidente del PP. Es extremadamente beligerante contra el feminismo: “Estoy a favor de romper con la dictadura de las feministas radicales”. También contra el modo de hacer de nuevas formaciones políticas y contra el independentismo: “Lo que viene es un frente popular que quiere llevarnos a alguna dictadura encabezada por Podemos” o “los independentistas permiten que los profesores desprecian a los alumnos por pedirles ir al baño en castellano”. Son algunas de las lindezas que han salido de su boca.

Volviendo al feminismo, sus declaraciones ha sido polémicas, al considerar la Ley de Violencia de Género “mejorable”. “El 65% de las agresiones son entre hombres. Creo en los protocolos específicos de violencia de género, pero ante un juez todos debemos ser iguales. Las mujeres no tienen presunción de inocencia”. Ahí es nada.

Respecto al aborto, para ella “no es un derecho de la mujer”. “Me preocupa que nunca se considere el padre y que se use casi como método anticonceptivo”, explica. También sus declaraciones sobre Vox agitaron la coctelera: “Hay planteamientos de Vox que yo no comparto, pero la inmensa mayoría de sus votantes del PP y no podemos machacarlos”. Para la reflexión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *