La AIReF considera prácticamente imposible que Montoro cumpla el objetivo de déficit

La AIReF considera prácticamente imposible que Montoro cumpla el objetivo de déficit

Si se consolida el precio del petróleo se pondrá en riesgo el camino de la reducción de deuda pública.
Según ha señalado la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, AIReF, es “improbable” que se cumpla el déficit contemplado para el periodo 2018-2021, al considerar difícil de conseguir la reducción del gasto del 2,4% del PIB prevista. Las medidas ya contempladas en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado y las incorporadas posteriormente, como la subida de las pensiones y la actualización del salario de los funcionarios, harán difícil alcanzar los objetivos de reducción de déficit. En cambio, la autoridad si entiende factibles las previsiones de ingresos y también la reducción de la deuda pública sobre el PIB según la última actualización del programa de estabilidad, por lo que el crecimiento para 2018 podría cumplirse en el 2,7%, y el 2,4% para 2019.
Lo previsto es reducir el déficit en un 3,2% del PIB para todas las administraciones públicas hasta lograr un superávit del 0,1% del PIB en 2021. Para ello, el Gobierno recortará el gasto público en un 2,4% del PIB, situándose en el 38,6%, algo que resulta “muy improbable” según el análisis realizado. La mitad del ajuste previsto del gasto para el periodo 2018-2021 afecta al consumo público, que se reduce en más de un punto, lo que “no es consistente” con el impacto de las nuevas medidas incorporadas ni con las previsiones de evolución del gasto sanitario contemplado en el Plan de Estabilidad.

Sí se cumplirán los ingresos
El Gobierno prevé incrementar los ingresos en un 0,8% del PIB, situándolos en el 38,7%, algo que sí concuerda con las estimaciones de la AIReF, que destaca que “la robusta creación de empleo, junto con la recuperación de precios y salarios y el repunte de la actividad inmobiliaria, apoyan un comportamiento dinámico de los principales ingresos. Estos factores incluidos en la actualización del Plan de Estabilidad se consideran probables de acuerdo con las estimaciones”. La aparición de inflación en precios y salarios conllevar a una aportación mayor al crecimiento de la recaudación del IRPF y las cotizaciones sociales, apoyando el crecimiento, que se ha valido en los últimos años de la creación de empleo, algo que se espera que continúe aunque haya una “suave” desaceleración a partir de 2019. Igualmente, al recuperarse los precios y el sector inmobiliario, habrá una mayor recaudación de IVA. También destacan los factores dinamizadores de los ingresos asociados a ciertos impuestos, como el de Sociedades, que se prevé con un cierre progresivo de la brecha entre las bases macroeconómicas del impuesto y sus bases contables.
La autoridad ve factible la reducción de la deuda prevista por el Gobierno aunque hay riesgos en el corto y medio plazo. A corto plazo, hay que esperar a ver si el aumento del precio del petróleo obedece a factores temporales o si hay razones más profundas que apoyen el nivel de equilibrio en torno a los valores actuales. Finalmente, advierte de riesgos “crecientes” a medio plazo, como el que se vayan retirando los estímulos monetarios, las políticas proteccionistas de los principales países del comercio mundial, el Brexit y las tensiones geopolíticas en Oriente Medio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.