La Justicia europea hace que Puigdemont recupere la inmunidad

La Justicia europea hace que Puigdemont recupere la inmunidad

Al menos por ahora, Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat, volverá a gozar de la inmunidad que le proporciona ser eurodiputado. No sólo él, sino Toni Comín y Clara Ponsatí, con escaño los tres en el Parlamento Europeo por JxCat.

Se trata del resultado de la suspensión provisional del levantamiento de la inmunidad que ha dictado el Tribunal General de la Unión Europea. De este modo, Puigdemont, Comín y Ponsatí podrán asistir a la sesión de la Eurocámara en Estrasburgo sin que se les pueda detener.

El Parlamento Europeo estimó a primeros de marzo el suplicatorio de la Justicia española solicitando que se levantara la inmunidad de los tres eurodiputados.

Así se acordó con 400 votos a favor de levantar la inmunidad, 248 en contra y 45 abstenciones. Entre quienes votaron en contra, los eurodiputados de Podemos, Izquierda Unida, Bildu y PNV.

Ahora, el vicepresidente del Tribunal europeo ha ordenado la suspensión de la ejecución de la decisión adoptada por la Eurocámara. Así será “hasta que se adopte el auto que ponga fin al presente procedimiento de medidas provisionales”, según un comunicado de esta Corte.

Puigdemont alega que hay “riesgo real e inminente” de su detención

A su vez, subraya que el Parlamento Europeo todavía no ha podido presentar sus observaciones acerca de la demanda de medidas provisionales.

Por tanto, no se puede aún determinar si “su fundamento ha quedado suficientemente demostrado”. A ello se agrega que, si es fundado, las alegaciones fácticas y jurídicas de Puigdemont, Comín y Ponsatí justifican que se mantenga su statu quo hasta que el vicepresidente analice con detalle las alegaciones de las partes. Posteriormente, se pronunciará definitivamente sobre la demanda de medidas provisionales.

Las defensas de los tres parlamentarios de JxCat solicitaron el 26 de mayo medidas cautelares con el fin de paralizar la suspensión de su inmunidad. Argumentaron que existía “riesgo real e inminente” de su detención y encarcelamiento. Esto les impediría acudir a la reanudación de las sesiones de la Eurocámara.

Cabe destacar que Pablo Llarena, juez del Tribunal Supremo, no ha reactivado las euroórdenes en Bélgica y en Escocia. Está a la espera de que del Tribunal de Justicia de la UE responda a la cuestión prejudicial que aclare en qué circunstancias un país puede denegar la entrega de una persona reclamada judicialmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.