Junqueras: “Amo a España. Lo he dicho muchas veces”

Junqueras: "Amo a España. Lo he dicho muchas veces"

Solo respondió a las preguntas de su abogado.
En la sesión de ayer del juicio del procés en el Tribunal Supremo, Oriol Junqueras, ex vicepresidente de la Generalitat, fue el primero en declarar, haciéndolo durante algo más de una hora. La Fiscalía pide para él 25 años de prisión por un delito de rebelión y malversación, mientras que la Abogacía del Estado pide 12.

Junqueras respondió sólo a las preguntas de su abogado, Andreu Van den Eynde, en una estrategia que consiste en no contestar a las preguntas de ninguna de las acusaciones. Entre sus declaraciones, hizo una genuina defensa de su conexión con el país del que se quiere separar. “Amo España. Y lo he dicho muchas veces”. “He dicho que amo a España muchas veces en el Parlament y fuera. Porque es verdad. ¿Cómo es compatible con que sea republicano catalán? Porque estoy convencido de que el mejor modo de garantizar la convivencia es en un reconocimiento entre iguales”, manifestó.

También proclamó su inocencia. “Me encuentro en una situación de indefensión, porque estoy seguro de que se me acusa por mis ideas y no por mis derechos. Esto es un juicio político”, señaló. También se quejó del año y medio que lleva en prisión. “Llevo un año y medio que no me dejan hablar”, exclamó con un tono un tanto de indignación en una declaración en la que se explicaba cada vez con mayor soltura. Se disculpó por poner “un poco de pasión” en su intervención.

Sus declaraciones también se convirtieron en un alegato político. El ex vicepresidente catalán repasó su trayectoria política y profesional y puso en valor sus creencias y valores con la intención de argumentar el porqué no entiende que se le pueda acusar de incitacion a la violencia. “Libertad, igualdad y fraternidad son mis principios”, dijo, para luego defender el referéndum del 1 de octubre. “Para nosotros, el derecho a la autodeterminación es la aplicación del principio democrático”, y se refirió a Quebec y a Escocia como ejemplos de la aplicación de ese derecho.

Junqueras sostuvo que siempre han “rechazado la violencia”, dedicando buena parte de su intervención a negar cualquier acto violento en el intento secesionista de Cataluña. “Cualquier objetivo noble puede resultar inmoral si los mecanismos para conseguirlo son indecentes. Esto es válido para la república catalana, para la monarquía española o para cualquier otra cosa”, aseguró. Además, en su discurso político, quiso reclamar otro tipo de solución para la cuestión catalana. “Esto no se resuelve poniendo a la gente en la cárcel. Habrá quien piense que sí y que incluso somos pocos, pero no se resuelve así”.

El líder de ERC también negó el delito de malversacion. “Los recursos estaban controlados semanalmente”, aseveró, para luego responder a la pregunta de su abogado de si se destinaron fondos públicos a la organización del referéndum: “Ninguno”. “A los contribuyentes no les costó absolutamente nada la celebración del referéndum”, y se apoyó en las palabras de Cristóbal Montoro, ex ministro de Hacienda.

Para Junqueras “votar no es un delito” y declaró que se mantuvo la convocatoria y se llamó a la participación, a pesar de la prohibición del Gobierno, porque debían “proteger el derecho al voto”.

Respecto a las actuaciones de las fuerzas de seguridad, responsabiliza de la violencia en la jornada del referéndum a las policías estatales: “Era imposible prever que hubiera algunos miembros de la guardia civil o la policía que actuaron con una violencia francamente innecesaria”. dejó claro que el gobierno nunca dio instrucciones no dio instrucciones políticas a los Mossos d’Esquadra acerca de su comportamiento durante el 1 de octubre.

Para terminar, Junqueras dijo que siempre tuvo en mente que podía acabar en prisión: “Asumí ir a la cárcel”. Para concluir dijo que impulsar la independencia “no es delito, ni lo era, ni lo debe ser”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *