Juncker propone una cumbre urgente sobre inmigración

Juncker propone una cumbre urgente sobre inmigración

Tratarán, previsiblemente, la posible creación de centros de migrantes fuera de la Unión Europea.
Los jefes de Estado y de Gobierno de Francia, Alemania, España, Italia, Grecia, Bulgaria, Austria y Malta han sido convocados por Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, a una reunión informal para debatir soluciones en respuesta al desafío migratorio. Con el fin de desbloquear la reforma del sistema común de asilo cara a la próxima cumbre europea del 28 y 29 de junio, se tratará, previsiblemente, la posible creación de centros de migrantes fuera del agua o las cuotas de reparto de refugiados.
A través de un comunicado, el Ejecutivo comunitario ha informado de que “el presidente Juncker ha convocado una reunión informal de trabajo sobre migración y cuestiones de asilo en Bruselas para trabajar con un grupo de jefes de Estado y de Gobierno de los Estados miembros interesados en encontrar soluciones europeas de cara al próximo Consejo Europeo”.
Los ocho estados miembros han confirmado su asistencia, incluido Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español. Fuentes comunitarias indican que en la cumbre de la semana próxima podría celebrarse una reunión mayor sobre migración y políticas de asilo a la que se unirían los líderes de otros países de la Unión.
Austria y Dinamarca, con el apoyo de Alemania, Países Bajos e Italia, plantean la posibilidad de crear centros de migración fuera de las fronteras de la UE. En ellos se clasificaría aquellos que salen de sus países por razones económicas ya los que tienen derecho a recibir protección internacional. Con ello se pretende desbloquear la reforma del sistema común de asilo.
“El Consejo Europeo apoya el desarrollo del concepto de plataformas regionales de desembarco en cooperación con ACNUR y la Organización Internacional para las Migraciones”, reza el texto provisional del primer borrador de conclusiones de la reunión de la próxima semana.
Bruselas, sin embargo, manifestó sus dudas sobre que el establecimiento de campos de migrantes fuera de la Unión sea viable, en especial en los Balcanes occidentales. No obstante, analizará la propuesta si se presenta formalmente. Esta medida podría colisionar con el derecho internacional.
Polonia, Hungría y República Checa se niegan a las cuotas obligatorias de reparto de refugiados solo en situaciones de afluencia masiva de migrantes, como propone la Comisión Europea para reformar el sistema comunitario de asilo. Una propuesta que tampoco gusta a los países del sur, como España, que entienden que, bajo ella, se vulnera el principio de solidaridad, puesto que los “países de primera línea”, los que reciben en primera instancia a la mayoría de los migrantes, deben hacerse cargo de las solicitudes de asilo y durante un largo periodo de tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.