“Juego de Tronos”, por Francisco Estepa Vílchez.

Francisco Estepa Vílchez.

¿No le parece que algunos personajes de la vida pública, están demasiado alejados de la realidad? Observando a los actores en esta especie de Juego de Tronos en que se ha convertido la política, como ciudadano me resulta, cuando menos, decepcionante como la mayoría no superan el casting y están desperdiciando la oportunidad de pasar a la historia por ayudar a nuestro país a mitigar el impacto de la pandemia y a la recuperación social y económica. En la Corona, el Poder Judicial, las fuerzas políticas, las organizaciones sindicales y patronales o los medios de comunicación, parece que no existe unidad para ayudar con determinación, desde sus ámbitos, a quien tiene la responsabilidad de solucionar nuestros problemas, que no es otro que el Gobierno de España elegido por los españoles, otro actor en el escenario de la política nacional.

Si analizamos la actuación de los partidos políticos y sus dirigentes en el Congreso de los Diputados, podemos observar que mientras unos intentan cumplir con sus votantes y alcanzar sus objetivos mediante la negociación y los pactos, otros sin embargo, solamente intentan derrocar al gobierno a cualquier precio para llegar al “trono” del Palacio de la Moncloa. Es curiosa la diferencia que existe en la forma de hacer oposición de PP, Ciudadanos o la ultraderecha al Gobierno de España y como la hace el PSOE al Gobierno en Andalucía, donde estamos sufriendo los recortes, privatizaciones y falta de gestión de PP y Ciudadanos en sanidad, educación, comedores escolares, ITV, etc, y al mismo tiempo un aumento del 40% del gasto en altos cargos del Gobierno autonómico. ¿Qué estaría pasando si esto lo estuviese haciendo un gobierno progresista?

Si miramos a la Comunidad de Madrid, una comunidad rica por su situación privilegiada, donde el Partido Popular y sus socios, aplican un modelo económico liberal, bajando impuestos y beneficiando la inversión mediante ventajosas medidas fiscales que perjudican al resto de regiones, no podemos ignorar la situación crítica de la sanidad pública con la falta de contratación de profesionales y la utilización de voluntarios para cuidar “la salud del pueblo”. No se puede tener unos servicios públicos de calidad recortando impuestos a los que más tienen, mientras se gasta el dinero en banderas de luces led para tapar la situación.

La Monarquía, con su corte que lo perdona todo, sus detractores que no dejan pasar ni una y con el resto de la ciudadanía viendo otro capítulo más de la historia de los Borbones y su relación con España, voluntaria o involuntariamente, está dejando pasar una gran oportunidad para reforzar la Democracia y cumplir su papel ejemplarizante en este Juego de Tronos. Veremos qué ocurre en el siguiente capítulo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.