Juan Carlos I a sus amigos: “Vendré a España siempre que quiera”

Juan Carlos I: “Vendré a España siempre que quiera”

Ríos de tinta sigue generando la salida de España de Juan Carlos I, que, por el momento, pasará unos días en Santo Domingo, República Dominicana.

Ahora, Confidencial Digital y El Mundo desvelan conversaciones que el monarca mantuvo con sus amigos íntimos poco antes de iniciar su viaje. En una de esas llamadas telefónicas, Juan Carlos I aseguró que “vendré a España siempre que quiera”.

Un mensaje de esperanza con el que trata de transmitir su intención de regresar, incluso, en los próximos meses. Por ejemplo, para disfrutar de una de sus aficiones, como es la caza.

La interpretación que sacan sus íntimos es que su estancia fuera de España tiene un carácter temporal. “No se trata de instalarse en un destino definitivamente, sino que, como mencionó en la carta remitida a su hijo, la salida del país solo corresponde a su voluntad de trasladarse, en estos momentos, fuera de España”, apuntan.

Sin ningún dramatismo, don Juan Carlos se despidió de sus amigos, entre otros, empresarios. “Me dijo con toda normalidad que quizá vuelva en setiembre”, señala uno de sus allegados.

En esas conversaciones que mantuvo durante el fin de semana, agradeció el apoyo recibido por sus íntimos en esos, como calificó, “amargos momentos”. No obstante, se mostraba “tranquilo” ante uno de los empresarios con los que habló poco antes de abandonar Zarzuela.

A pesar de esa tranquilidad, sí tuvo un cierto tono de tristeza al afirmar: “Me tengo que ir un tiempo fuera”. Entre esos allegados de Juan Carlos I, Juan Miguel Villar Mir, presidente de la constructora OHL, y el periodista Raúl del Pozo.

Quejas de Juan Carlos I por el trato recibido por la prensa

Asimismo, quiso trasladar a sus amigos su queja por el tratamiento que se estaba haciendo en los medios de comunicación acerca de su vida privada. “No van a parar hasta que acaben conmigo”, manifestó en una de esas conversaciones.

No en vano, esa es una de las razones que argumentó en la carta que envió a su hijo Felipe VI. Abandonaba España “ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada”.

Y es que no es la primera vez que el rey emérito se queja del tratamiento recibido por los medios. En junio de 2011, preguntado por cómo se encontraba ante su próxima operación en una rodilla, el monarca respondió expeditivamente. “Lo que os gusta es matarme y ponerme un pino en la tripa todos los días. Eso es lo que hacéis la prensa”, dijo aún pequeño grupo de periodistas.

Ahora, el rey Juan Carlos dice sentirse igual que entonces por los comentarios diarios que aparecen en la prensa acerca de sus negocios personales.

En ese sentido, otra de las reivindicaciones del monarca es que los medios “han creído más a Corinna que a mí”. Sostiene que se está dando veracidad a las declaraciones de la empresaria alemana sin atender a que es ella a quien investiga la Justicia suiza.

De hecho, su entorno insiste en que la comisión rogatoria que llega a España es porque Corinna Larsen trata de defenderse culpando al rey Juan Carlos. La Justicia suiza pide, entonces, a España que aclare si son ciertas esas acusaciones.

Ocultó dinero a la Hacienda Pública

Por otro lado, el rey emérito asegura, con otro de sus mensajes, que “siempre podré decir que no me he llevado ni un euro de los españoles”. Con todo, reconoce que su “mayor error” pudo ser ocultar dinero, en alusión, no expresa, a los 65 millones de euros se recibió de Arabia Saudí.

Se trataba de un regalo que debía haber entregado a Patrimonio Nacional, como otros que recibió a lo largo de su reinado. “Pero jamás he metido la mano en la caja”, reiteró Juan Carlos I a sus allegados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.