Josu Ternera, ‘número uno’ de ETA, detenido

Josu Ternera, 'número uno' de ETA, detenido

José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, fue detenido ayer a primera hora de la mañana en el aparcamiento de un hospital de Sallanches, en los Alpes franceses. El sanguinario dirigente de ETA, de 68 años, llevaba fugado 17, y fue arrestado cuando se dirigía al centro hospitalario para recibir un tratamiento de un cáncer que se le diagnosticó hace años.

Las autoridades francesas habían dictado orden de detención de Urrutikoetxea para que cumpliera en el país vecino una condena de ocho años por asociacion de malhechores con carácter terrorista, el equivalente en Francia a la integración en organización terrorista, que se había dictado, en rebeldía, el 1 de junio de 2017.

Hace meses que se había iniciado una investigación mediante el control de un antiguo colaborador de Ternera. Este seguimiento dio su fruto cuando los agentes de la Guardia Civil obtenían las primeras pistas de lo que, según algunas fuentes, se describe como la “cuestión médica”. El antiguo jefe político de la banda terrorista arrastraba problemas de salud, lo que hizo sospechar a los investigadores que recibía tratamiento.

Una vez localizado el hospital en el que se supone que se le administraba, bajo identidad falsa, se pudo proceder a su detención, precisamente en el aparcamiento del recinto hospitalario, en el marco de la Operación Infancia robada, como así se llamó al operativo en recuerdo a los niños muertos en la casa cuartel de Zaragoza.

Por este atentado las autoridades españolas buscaban a Ternera. En aquella atroz acción terrorista fueron asesinadas 11 personas, 6 de ellas niños, en 1987. Supuestamente, Urrutikoetxea también es el responsable del atentado del Hipercor de Barcelona meses antes.

Josu Ternera estaba en paradero desconocido desde 2002, cuando el Tribunal Supremo lo citó para declarar por su participación en el atentado en la casa cuartel de Zaragoza. Entonces, era diputado de Euskal Herritarrok. Cuatro años después, su vida en la clandestinidad no le impidió participar en las negociaciones con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Apartado de la dirección de la banda criminal desde entonces, prestó un último servicio a ETA hace ahora un año al poner voz al comunicado por el que se anunciaba la disolución y desmantelamiento de la organización terrorista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.