Jordi Sànchez llamó loco a Trapero

Jordi Sànchez llamó loco a Trapero

Habló por teléfono con un miembro del Govern o con Carles Puigdemont.
En la sesión de ayer del juicio al procés que se sigue en el Tribunal Supremo, el responsable de la Brigada Móvil, Brimo, de los Mossos d’Esquadra, ha señalado que Jordi Sànchez, ex presidente de la Asamblea Nacional Catalana, ANC, llamó por teléfono a un miembro del Govern o al presidente de la Generalitat el 20 de septiembre de 2017 durante la concentración ante la Consejería de Economía. En esa conversación, Sànchez pidió que los agentes antidisturbios catalanes se marchasen de la zona: “Trapero está loco, ha perdido la chaveta, saca a la Brimo de aquí”, exigió por teléfono.

El responsable de la Brimo, ahora intendente de los Mossos, que declaraba a propuesta de Javier Melero, abogado de Joaquim Forn, calificó la actitud del ex presidente de la asociación soberanista como “prepotente” y explicó que puso en duda la actuación de los agentes por lo que se negó a seguir hablando con él. En un segundo encuentro, la postura cambio y ofreció a los Mossos colaboración para que pudieran llevar a cabo su trabajo.

La Brimo tenía orden de llegar a la Consejería que estaba siendo registrada para montar una cápsula de seguridad y facilitar la salida de la comisión judicial. Cuando el testigo llegó al lugar, las informaciones que le llegaban eran “muy confusas”, indicó, porque el número de miembros de la comisión judicial iba variando. Le habían dicho que voluntarios de la ANC habían hecho un pasillo y decidió meterse en él con unos compañeros y grabar el recorrido, para constatar la situación y cuántos agentes necesitaría para cumplir con sus órdenes.

Durante la testifical, el intendente de los Mossos declaró que tuvo que retornar hasta la posición inicial porque el pasillo humano era de menor longitud de lo que esperaba y no era eficaz ante la violencia de los allí congregados, que lanzaban botellas y los insultaban. “Es un rechazo de la gente concentrada, lanzamientos de botellas, el cordón empieza a desaparecer por la presión de los concentrados y vence el cordón. Comuniqué que el cordón no estaba hecho por donde había dicho y que no me permitía acceder hasta la Consejería de forma pacífica a través del cordón”, explicó.

Así, relató que más tarde de las 21:00 horas de aquel día, fue a hablar con Sànchez, a requerimiento de éste, de Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, y del ex diputado Lluís Llach. El ex presidente de ANC mostró una “actitud altiva, prepotente y complicada para mí”, e incluso llegó a reprocharle su actuación: “Esto que estáis haciendo no es lo que hemos acordado, largaos de aquí”, ha manifestado el entonces responsable de la Brigada Móvil que le espetó Sànchez. A continuación, y ante su intención de continuar con su cometido, fue cuando el ex presidente de la asociación soberanista hizo una llamada telefónica, aunque el testigo no pudo precisar si fue al ex consejero de Interior o al ex presidente de la Generalitat.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.