Japón abandona la Comisión Ballenera Internacional

Japón abandona la Comisión Ballenera Internacional

El país nipón volverá a cazar ballenas en julio de 2019.
Yoshihide Suga, portavoz del Gobierno de Japón, ha informado que su país se retira de la Comisión Ballenera Internacional (CBI).

El portavoz nipón también ha indicado que su país volverá a la caza comercial de ballenas en Julio de 2019. A principios de 2018, Tokio intentó acabar con la prohibición comercial a nivel global pero su propuesta no consiguió el respaldo suficiente.

“A partir de julio de 2019, después de que la retirada entre en vigor el 30 de junio, Japón reanudará la caza comercial de ballenas dentro del mar territorial de Japón”, ha anunciado Suga a través de un comunicado que ha recogido la agencia de noticias Reuters.

“La caza de ballenas se llevará a cabo de conformidad con el derecho internacional y dentro de los límites de captura calculados de acuerdo con el método adoptado por la CBI para evitar un impacto negativo”, ha subrayado.

Esta decisión ha sido condenada por la organización Greenpeace y ha advertido que no está “en tono con la comunidad internacional”. “El Gobierno de Japón debe actuar urgentemente para conservar los ecosistemas marinos en lugar de reanudar la caza comercial de ballenas”, ha manifestado Sam Annesley, director ejecutivo de Greenpeace Japón, por medio de un comunicado.

Annesley, ha destacado además, que como consecuencia del uso de la tecnología moderna la pesca ha llevado al agotamiento de muchas especies de ballenas. “La mayoría de las poblaciones de ballenas aún no se ha recuperado, incluidas las ballenas más grandes como las ballenas azules, las aletas y las ballenas sei”, ha especificado.

Winston Peters, ministro de Asuntos Exteriores de Nueva Zelanda, ha celebrado la decisión de parar la caza de ballenas en el Océano Antártico, pero ha indicado que está decepcionado por la decisión de reanudar la caza comercial de ballenas en su zona económica exclusiva.

“La caza de ballenas es una práctica obsoleta e innecesaria. Continuamos esperando que Japón reconsidere su posición y que cese la caza de ballenas para avanzar en la protección de los ecosistemas del océano”, ha indicado el ministro neozelandés.

Australia ha pedido, por su parte, a Japón que vuelva a la CBI “como una cuestión de prioridad”, tal como ha señalado Melissa Price, ministra australiana de Medio Ambiente, a través de un comunicado.

“El Gobierno australiano está extremadamente decepcionado”, ha mantenido Price. “Australia se opone a todas las formas comerciales y de la llamada ‘caza de ballenas científica”, ha subrayado.

Japón paró la caza comercial de ballenas en 1982 conforme a una moratoria que aprobó la Comisión. En cambio, la caza de ballenas ha seguido haciéndose desde 1987 con fines que, supuestamente, trasladaban como científicos.

Las autoridades japonesas han mantenido que la mayor parte de las especies de ballenas no corren peligro de extinguirse y que dentro de su cultura alimentaria está el comer ballenas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.