Jaime Botín, condenado a 18 meses de cárcel por el contrabando de un Picasso

Jaime Botín, condenado a 18 meses de cárcel por el contrabando de un Picasso

Jaime Botín, expresidente de Bankinter, ha sido condenado por el Juzgado de lo Penal número 27 de Madrid, a 18 meses de prisión y una multa de 52,4 millones de euros por contrabando de bienes culturales.

Quiso sacar el cuadro de Picasso Cabeza de mujer joven, en barco, y venderlo en Reino Unido, siendo “plenamente consciente” de que el Ejecutivo se lo había prohibido. Esta obra está tasada en 26 millones de euros y ahora estará custodiada por el Estado.

El pasado mes de noviembre se celebró el juicio, donde la Fiscalía solicitó cuatro años de cárcel y una multa de 100 millones de euros para Jaime Botín. Por su parte, la Abogacía solicitaba también la goleta donde fue encontrado el cuadro en aguas francesas.

Según la sentencia, se considera probado que el cuadro fue trasladado y encontrado en Córcega, sin contar con el permiso de las autoridades españolas y británicas. Por tanto, existe contrabando de bienes culturales. La multa impuesta supone el doble de la cantidad de la tasación de la obra.

El expresidente de Bankinter ha explicado que la pintura fue comprada en 1977 y la tuvo en una finca de Ciudad Real y en su domicilio de Madrid. Posteriormente, habló con la empresa de subastas Christie’s para vender el cuadro en una subasta que tendría lugar en Londres en febrero de 2013.

La casa de subastas le informó de que, debido a la antigüedad de la obra de arte, tenía que pedir permiso al Ministerio de Cultura para su exportación. En cambio, Botín dio autorización para que se iniciasen todos los trámites, señalando Madrid como aduana de salida.

En cambio, Patrimonio no autorizó la exportación en diciembre de 2012, “frustrando su propósito de venderla en dicha casa de subastas en Londres” puesto que la obra es del período “Gósol” de Picasso y es única en España.

Botín hizo caso omiso de una orden ministerial

El Ministerio de Cultura emitió una orden en la cual se declaraba la inexportabillidad del cuadro, hasta que el cuadro fuese declarado Bien de Interés Cultural, siendo Botín informado de todo ello.

“Pese a ser plenamente consciente” de la emisión de esa orden ministerial, el expresidente de Bankinter trasladó el cuadro “con la finalidad de sacarlo de España, dando instrucciones a su capitán para que lo ocultara a las autoridades”. Según el juez, Botín hizo “caso omiso” a la prohibición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.