Italia entra en pánico mientras la OMS señala que se agota el tiempo para frenar la pandemia del coronavirus

Italia entra en pánico mientras la OMS señala que se agota el tiempo para frenar la pandemia del coronavirus

El avance del coronavirus lleva a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierta de que se agota el tiempo para frenarlo. Existe riesgo real de que se convierta en una pandemia. La rápida expansión de este nuevo virus hace que esta organización empiece a cuestionarse el método con el que la OMS ha afrontado la situación.

Se trata de la contención dentro de las fronteras del foco mayoritario mediante cuarentenas extremas, la identificación rápida y el control en otros países. En China, centenares de millones de personas ven limitados sus movimientos y en el caso de Hubei y Wuhan, su capital, el encierro es total.

El contagio registra brotes en varios países y se cierne la amenaza de que se convierta en una pandemia que los científicos no saben si remitirá o se hará endémica en poblaciones de riesgo. Otros 24 países presentaron ya casos de contagios. Entre ellos, tres han registrado repentinos aumentos de los contagios en los últimos días: Irán, Italia y Corea del Sur.

Este último país asiático registra más de 400 contagios, mientras que el país transalpino ya ha presentado dos muertes y más de 70 casos. El pánico es tal que se han cancelado los Carnavales. Pero la mayor preocupación para la OMS está en Irán, donde han pasado de no presentar infectados el pasado martes a contabilizar, este sábado, 28 contagios y cinco fallecimientos.

Al parecer, cuatro personas fueron diagnosticadas del coronavirus nada más aterrizar el avión que venía de Irán. Dos procedían de Emiratos Árabes, una de Líbano y otra de Canadá. Los científicos advierten de que cuando un país empieza a exportar casos es porque algo lleva pasando desde hace tiempo dentro de sus fronteras. Eso es algo que el régimen iraní niega.

La OMS basó su estrategia en el aislamiento

La Organización Mundial de la Salud y China han basado su estrategia en evitar que el brote se asenté en otros países. Algo que, en opinión de los expertos, ha permitido ganar tiempo.

Sin embargo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general del organizamos, insistió el pasado viernes en que “se agota el tiempo para actuar”. Igualmente, para controlar la enfermedad antes de que pase a ser una pandemia global.

La máxima preocupación está en los casos en que el origen del contagio no queda claro. Son los de aquellos que no viajaron a China ni mantuvieron contacto alguno con personas infectadas. Y los hay: al menos siete en Singapur y también en Japón.

Algunos estudios apuntan a que el periodo de incubación es de 24 días en vez de los 14 establecidos inicialmente. Este último plazo marca el ritmo de las cuarentenas actuales. En cualquiera de los casos, el virus se ha mostrado extremadamente contagioso.

Tal es así que en cinco cárceles de China se han registrado más de 500 en solo una semana. En Japón, el crucero Diamond Princess fue puesto en cuarentena el pasado 3 de febrero con 3.700 personas a bordo y con más de 600 contagios.

Por su parte, Corea del Sur ha visto cómo una persona de 61 años puede estar relacionada con la mitad de los más de 400 casos positivos existentes. Esta persona estaría conectada con una secta cristiana. Otro foco está en Cheongdo, en un hospital de un condado cercano. Mientras, en Italia aumentan los contagios.

David Heymann explica que “lo que no se sabe es si se trata de un virus que se convertirá en endémico y atacará a las poblaciones en riesgo en todo el mundo, o no”.

Es una “enfermedad seria”

En opinión de este profesor de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas en la London School of Hygiene, es una “enfermedad seria”. El ser humano jamás había estado expuesto a esta afección y, por ello, no tiene defensas contra ella.

Los estudios chinos, realizados partiendo de miles de pacientes, señalan que el 80% de los contagios resulta leve, el 20%, grave y el 2%, mortal. La OMS ha podido constatar las cifras. La mayor parte de las víctimas mortales eran personas mayores que sufrían otra enfermedad, sobre todo respiratoria o coronaria. Asimismo, parece que el virus ataca menos a los niños.

Según el también antiguo director ejecutivo del grupo de Enfermedades Contagiosas de la OMS, el problema es que el virus debilita las células protectoras de las vías respiratorias. Entonces, otras bacterias oportunistas infectan al organismo.

“Es una enfermedad muy seria en los seres humanos, pero no es más espectacular que otras enfermedades pulmonares. Si hay una oportunidad para que ocurra otra enfermedad bacteriana, es cuando la gente muere”, señala Heymann.

Con todo, empieza a haber muestras de una posible, y esperada, remisión. La cifras de contagios en China empiezan a ser significativamente menores. A pesar de ello, la OMS pide prudencia: “Es demasiado pronto para hacer predicciones sobre este brote”, avisó Tedros el pasado sábado.

Manifestó que la “mayor preocupación sigue siendo el potencial para que la Covid-19 se propague en países con sistemas sanitarios más débiles”. Se refería a los países África. “Estamos trabajando duramente para preparar a estas naciones ante la posible llegada del virus”, añadía en su reunión con responsables africanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.