El IPC empieza el año en el 6%

El IPC empieza el año en el 6%

Después de bajar cinco décimas en enero respecto al mes anterior, el Índice de Precios de Consumo (IPC) cae hasta el 6% debido al menor coste de la electricidad.

Por tanto, el IPC interanual baja del 6,5% en que cerró 2021. Además, encadena trece meses en tasa positiva, según los datos avanzados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Así, en el comportamiento interanual de este indicador sobresale la caída de los precios de la electricidad, comparando con los registrados en 2021.

Asimismo, Estadística incluye en este avance de datos una estimación de la inflación subyacente. Es decir, sin alimentos no elaborados ni productos energéticos.

Este otro indicador subió tres décimas en enero, hasta situarse en el 2,4%, más de tres puntos del índice general. Además, es la tasa más alta desde octubre de 2012.

En términos mensuales, se rompe la tendencia alcista de los últimos cinco meses ya que en enero el IPC baja un 0,5% respecto a diciembre de 2021. Es el mayor descenso desde julio.

Por otro lado, la tasa interanual del Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) se situó en el primer mes del año en el 6,1%. Son cinco décimas menos que los hizo en diciembre. A su vez, el IPCA bajó un 0,9% respecto al mes anterior.

Cabe recordar que el INE publicará los datos consolidados del IPC de enero a mediados de febrero.

Por otra parte, es la primera vez que Estadística publica estos datos en la nueva base 2021. Cada cinco años se lleva a cabo un cambio de base para adaptarse a los cambios en el comportamiento de los consumidores. También se integran mejoras metodológicas.

Entre esas incorporaciones se encuentran nuevos tratamientos para, por ejemplo, el seguimiento de los precios del vestido. Asimismo, para el procesamiento de la falta de precio, además de actualizar la relación de subclases. Desaparecen 24 y se incluyen dos nuevas.

1 thought on “El IPC empieza el año en el 6%”

  1. La cesta de la compra está muy cara. Los de clase baja tenemos que hacer visitas frecuentes a los mercadillos, porque los precios de los supermercados son demasiado altos para nuestros bolsillos; ahorrar es imposible con una pensión media, no digo ya con una mínima.
    Hay familias que viven en la miseria permanente, y cada vez hay más personas sentadas en las aceras pidiendo limosna; pero tampoco nos alcanza el bolsillo para esos dispendios, y los ricos ya sabemos que no dan limosnas.
    Algunos pobres nunca hemos pedido, porque nuestra dignidad no nos permitía hacer eso; y las pasamos canutas. Nunca pudimos ahorrar e incluso ahora mismo, en la madurez de nuestra jubilación nos cuesta hacerlo. Nos faltaba la pandemia. Discapacitados, pobres y con pandemia. Para que, luego los seguidores de la Iglesia nos hablen del infierno, como si no lo conociéramos. Menos mal que, los humanos, como los yogures, también tenemos fecha de caducidad; por suerte no sabemos cuando será el día…
    Pero no os entristezcáis, que hay algo que a los pobres nos sobra, buen humor y alegría de vivir, y coraje y recursos para resistir. Total, con un pedazo de pan duro un poco de caldo y unos dientes de ajo nos sale una sopa que alimenta el cuerpo y calienta el estomago.
    Cuando el mercadillo de los viernes se retira de las calles del pueblo hay frutas y verduras en buen estado para recoger; no nos falta lo esencial, y las mañas que aprendimos en nuestra dura niñez nos han servido para espabilar. Sin robar, sin pedir, sin pelearnos con nadie…y somos más felices que muchos de los ricos que conocemos.
    La ropa nos dura décadas, el coche lo mismo, y la tele ni os digo, que tenemos tele, ordenador y Netflix, ajustadito nos viene…pero resistimos; y somos felices, con lo poco que tenemos, porque nos sobra el coraje aunque la salud ya no nos acompañe.
    Somos austeros, no fumamos, no bebemos, y respetamos a nuestras mujeres y a nuestros hijos; así pues, créanme, en la estrechez también se puede ser feliz, muy feliz. Muchos lo somos. Suerte amigos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *