Investigadores israelíes afirman haber parado el proceso de envejecimiento

Investigadores israelíes afirman haber parado el proceso de envejecimiento

Los tratamientos de oxígeno puro en el interior de cámaras hiperbárica (OHB) detienen el proceso del envejecimiento celular. Es lo que aseguran un equipo de investigación de la Universidad de Tel Aviv y el centro médico Shamir, en Israel.

Lo afirman en un artículo publicado en la revista Aging. Incluso, estos tratamientos pueden revertir el proceso de envejecimiento de tal forma que las células se van volviendo más jóvenes.

Los científicos encontraron que un único protocolo de tratamiento de tres meses con oxígeno dentro de una cámara de presión detiene completamente dos de los principales procesos vinculados con el envejecimiento y sus enfermedades.

Los telómeros, la clave del envejecimiento

Se trata del acortamiento de los telómeros, que se encuentran en los extremos de los cromosomas. También frenan la acumulación de células viejas o que han dejado de cumplir su función en el organismo.

Los telómeros protegen la integridad estructural de los cromosomas. Vienen a ser como las puntas duras del cordón de un zapato. A medida que transcurre el tiempo, se van a cortando hasta desaparecer, provocando que los cromosomas, digamos, “se deshilachen”.

Los expertos centraron su investigación en las células inmunes que extrajeron de la sangre de los pacientes. Entonces, hallaron que, después del tratamiento, los telómeros no habían encogido. Pero es más. Se habían alargado hasta un 38%. En cambio, las células senescentes se habían reducido hasta en un 37%.

Las muestras de sangre de cada participante se aportaron antes, durante y al final de cada sesión. Además, también un tiempo después de acabar el tratamiento.

Shai Efrati, coautor de la investigación, señala que “durante muchos años, nuestro equipo se ha dedicado a la investigación y la terapia hiperbárica: tratamientos basados en protocolos de exposición a oxígeno a alta presión en diversas concentraciones dentro de una cámara de presión. Nuestros logros a lo largo de los años incluyen la mejora de las funciones cerebrales dañadas por la edad o por un derrame cerebral o lesión cerebral”.

Así, explica, “en el estudio actual, quisimos examinar el impacto del OHB en adultos sanos e independientes, para descubrir si tales tratamientos pueden ralentizar, detener o incluso revertir el proceso normal de envejecimiento a nivel celular”.

Se expuso a sesiones hiperbáricas a 35 adultos sanos

La investigación consistió en exponer a 35 personas sanas de 64 años o más a una serie de sesiones hiperbáricas a lo largo de 90 días. Se analizaron las células inmunes en la sangre de los pacientes y se compararon los resultados de cada muestra aportada.

Descubrieron que los tratamientos consiguieron revertir el proceso de envejecimiento. Los telómeros se alargaron entre un 20% y un 38% en función del tipo de célula. A su vez, el porcentaje de células senescentes se redujo entre un 11% y un 37%, igualmente según el tipo de célula.

“Investigadores de todo el mundo están intentando desarrollar intervenciones farmacológicas y medioambientales que hagan que los telómeros se alarguen”, apunta Efrati.

“Nuestro protocolo de OHB fue capaz de lograr eso, demostrando que el proceso de envejecimiento puede, de hecho, revertirse a nivel celular-molecular básico”, concluye.

Por su lado, Amir Hadanny, otro autor del estudio, indica que “hasta ahora se ha demostrado que modificar el estilo de vida o hacer ejercicio tienen algún efecto inhibidor en el acortamiento de los telómeros”.

Agrega que “en nuestro estudio, solo tres meses de OHB fueron suficientes para alargar los telómeros a tasas mucho más altas”. Hace referencia a cualquier tipo de “intervención con fármacos o cambio en el estilo de vida actualmente disponibles. Con este estudio pionero, hemos abierto la puerta a nuevas investigaciones sobre el impacto del OHB y su potencial para revertir el envejecimiento”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.