Las intenciones de Marruecos: la nueva marcha verde sobre Ceuta y Melilla

Las intenciones de Marruecos: la nueva marcha verde sobre Ceuta y Melilla

El primer ministro de Marruecos lo dejó claro el pasado día 21 de diciembre: Ceuta y Melilla son marroquíes. Además de una inexactitud histórica es un aviso a navegantes para todos aquellos que quieran ver las intenciones diplomáticas, políticas y militares del Gobierno del Reino alauí.

Desde el punto de vista diplomático, los aciertos de la administración marroquí no son más que ‘errores no forzados ‘del vecino Reino de España.

Una península ensimismada con su propio ombligo incapaz de haber advertido los últimos movimientos del Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos.

Así, Rabat ha logrado, con el sigilo de un león del Atlas, que Estados Unidos reconocieran que el Sahara es de Marruecos. También, el apoyo de Israel en una operación triangular de alcance, sumándose como quien pasaba por allí, Londres.

Y Francia mirando de reojo. A España le han quitado la cartera y el bolso, y todavía está preguntándose quién ha sido.

Desde el punto de vista político, Marruecos ha logrado aprovechar la debilidad de una España muerta en su propio letargo y hacerse con la ocupación de facto de unas aguas territoriales, -que en verdad pertenecen a las Islas Canarias, es decir, a España-, bajo cuyas olas se esconden ingentes riquezas minerales.

Riquezas, especialmente telurio, que España desprecia en su propia ignorancia. Políticamente, ya tiene resuelto el debate teniendo a sueldo a periodistas y políticos. Decimos bien.

Pronto dirán que en el fondo es lógico que Ceuta, Melilla y el Sahara sean de Marruecos, cuando, ni Ceuta, ni Melilla, ni el Sahara, han sido jamás, y, cuando decimos jamás, es nunca, del Reino de Mohamed VI, ni de ninguno de sus antecesores.

Desde el punto de vista militar, Marruecos se ha hecho con un auténtico arsenal de F-35, el más sofisticado avión de combate de quinta generación. ¿Para qué? Imagínense.

Además de F-16, helicópteros Apache, doscientos carros Abrams, los Cougar 6×6, misiles aire-aire AMRAAM y misiles tierra-aire de largo alcance MIM-104 Patriot.

En 2019 se gastaron 10.000 millones de dólares en armamento. Obuses Nexter y aviones espías. Podemos seguir mirando para otro lado.

El primer ministro de Marruecos lo dejó claro el pasado día 21 de diciembre: Ceuta y Melilla son marroquíes. Denle una vuelta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.