La inflación se dispara en Estados Unidos

La inflación se dispara en Estados Unidos

Veníamos diciendo que existía riesgo de que la inflación se disparara en Estados Unidos por los elevados sueldos que las empresas pagan ante la escasez de demandantes de empleo. Hay más de nueve millones de puestos de trabajo sin cubrir.

Pues ya ha sucedido. En mayo la inflación se ha disparado hasta el 5% en tasa interanual en el país norteamericano. Se ha llegado a ese porcentaje después de que se comportara al alza en el quinto mes del año, con un repunte del 0,6%.

No se preveía un repunte del IPC como éste, que ha superado incluso el de abril del 0,4%, hasta situarse en el 4,7% interanual.

Además, se trata de la mayor subida de los precios en Estados Unidos desde agosto de 2008. Entonces, los precios subieron sobremanera a causa del precio del petróleo que rozó los 150 dólares.

El alza que se ha visto en mayo se debe a varios factores, según los expertos. Uno de ellos es el efecto comparativo respecto a 2020. En el pasado año se produjeron los confinamientos a nivel mundial y la práctica paralización de todas las economías.

Los futuros sobre el crudo West Texas, el de referencia en el país norteamericano, se desplomaron hasta tasas negativas. Es decir, los productores pagaron para deshacerse del crudo.

Otro de los factores que están detrás de esta subida de los precios y, por tanto, de la inflación es el ritmo de vacunación en todo el mundo. Pero sobre todo en Estados Unidos.

Esto ha permitido reabrir las economías. La primera consecuencia de la reapertura ha sido que se ha disparado la demanda por parte de los consumidores.

A su vez, los precios de las materias primas han aumentado súbitamente, al tiempo que se han producido cuellos de botella en el sector industrial. También en el de servicios. Por tanto, los precios finales aumentan.

Por otro lado, la inflación subyacente también repuntó un 0,7% en el quinto mes del año, hasta situarse en el 3,8% interanual. La inflación subyacente no tiene en cuenta el precio de los alimentos y la energía.

El porcentaje previsto, el anticipado, calculaba un incremento del 0,4% en mayo y el 3,4% interanual. Así, el IPC subyacente marca un histórico interanual que no se producía desde 1992.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.