Imputado un director de comunicación de Moncloa por el espionaje a Pablo Iglesias

Imputado un director de comunicación de Moncloa por el espionaje a Pablo Iglesias

El director de la revista Interviú acudió a declarar el lunes en calidad de testigo.
Alberto Pozas, ex director general de Información Nacional de la Secretaría de Estado de Comunicación, ha sido imputado por el caso Tándem, el denominado caso Villarejo, que se engloba en el marco de la investigación por el espionaje a Pablo Iglesias y que fue abierta por el magistrado Manuel García-Castellón.

Todo ello ha sido confirmado por fuentes que conocen este procedimiento, cuando el periodista, durante 2008 y 2018 director de la desaparecida revista Interviú, fuese a declarar este lunes como testigo en la pieza acerca de Podemos.

José Manuel Villarejo, que se encuentra en prisión preventiva por delitos de organización criminal, cohecho, blanqueo, falsedad documental, malversación y descubrimiento y revelación de secretos desde noviembre de 2017, indicó que Alberto Pozas fue quien le facilitó un pendrive que guardaba el contenido de un teléfono móvil robado en 2016 a Dina Bousselham, asesora del secretario general de Podemos. La información contenida en ese teléfono estaba vinculada con Pablo Iglesias. Tras esa declaración de Villarejo, el magistrado de la Audiencia Nacional ha citado a Pozas.

El día 28 de marzo, Villarejo reconoció que él no fue quien robó el teléfono móvil a la asesora de Iglesias, además de asegurar que fue Pozas quien le entregó el pendrive que se encontró en su casa, cuando se llevaron a cabo los registros.

El líder de la formación morada se personó como perjudicado un día antes y declaró como testigo para confirmar al juez que Antonio Asensio, presidente del grupo de comunicación Zeta, (dueño de la revista Interviú), le dio una tarjeta con el contenido del móvil que había sido sustraído. Según declaró Iglesias, Asensio le dijo que la tarjeta había llegado a redacción pero se decidió no publicar nada acerca de su contenido. Asensio declaró como testigo el pasado dos de abril.

La investigación se centra en saber quién robó el teléfono móvil y el motivo por el cual un periodista le facilitó el contenido a Villarejo. Después de declarar el pasado 28 marzo, se informó a los periodistas por parte de su abogado que el ex comisario había reconocido al juez que tenía información personal de Iglesias pero que la envió a los mandos policiales superiores. El ex comisario aseguró que se trataba de “una investigación policial” y que no fue “una operación política”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.