Iceta: el presidente de consenso

Se compromete a formar un Govern transversal y capacitado para abrir una etapa de reconciliación.
En un desayuno coloquio en el que participó ayer Miquel Iceta, candidato del PSC en las elecciones del 21 de diciembre, el socialista ha dicho que aspira a ser investido presidente de la Generalitat con el apoyo o la abstención de Ciudadanos, el PP y los comuns. Consciente de que no recibirá ningún apoyo de los independentistas, se considera “la persona mejor preparada. Quiero una investidura transversal que reciba el apoyo de los comuns, Ciudadanos, el PP y mi grupo”.
Iceta afirma que el Parlament quedará fragmentado después de las elecciones y él es el candidato que puede reunir más apoyos, desbloqueando la investidura y comprometiéndose a formar un Govern transversal para abrir una etapa de reconciliación en base al diálogo, la negociación y el pacto. Asegura que gobernaría desde el centro izquierda catalanista por lo que reclama el voto de aquellos catalanes no independentistas “que quieren que vuelva el sentido común y no quieren el giro a la derecha”, como piensa que supondría un gobierno de Ciudadanos. Tal es así, que no investiría a la candidata Inés Arrimadas porque, dice, no encarna la transversalidad y el espíritu reconciliador que el nuevo Govern necesita. “No creo en una investidura acordada entre el PP, Ciudadanos y el PSC porque los números no dan y porque no responde a la transversalidad del país”.






Si se repiten las elecciones también se prolonga el 155
“Espero que todo el mundo lo tenga presente y no provoque una prolongación innecesaria” del 155, ya que su aplicación terminaría en el momento en que haya un nuevo Govern, ha advertido. Así lo ha explicado al contemplar tres posibles escenarios después de las elecciones: un presidente independentista en mayoría o con ayuda de los comuns, “Miquel Iceta sea presidente” o que se repitan elecciones. Por eso, él propone gobernar en minoría con un gobierno transversal que cada 15 días llegue a pactos con los diferentes grupos del Parlament. Entiende que el nuevo Govern debe “establecer una agenda de negociación” con el Gobierno de España con el fin de mejorar el autogobierno catalán, la financiación y la imagen de las instituciones catalanas, y ha destacado que el PSC es el partido que más sube y él, uno de los candidatos más valorados. Piensa que “Ciudadanos y el PP pueden contribuir al cambio, pero no son el cambio que necesita Catalunya”.
El candidato socialista confía en ser investido antes de tener que repetir los comicios y defiende que será capaz de, en poco tiempo, llegar a acuerdos que generen estabilidad política, económica, social e institucional. Repetir las elecciones significaría “prolongar la innecesaria intervención de las instituciones catalanas por parte del Estado”.






Para todo ello, Iceta se compromete a firmar un “contrato con Catalunya, un conjunto de obligaciones que garanticen la reconciliación, el sentido y el progreso económico y social. Así, asegura que lograra un “Pacto de Estado por Catalunya”, lo que traerá avances sustantivos y concretos acordados con el Estado para Catalunya antes de dos años, y, en caso de no conseguirlo, dimitirá.
El candidato socialista ha concretado medidas que incluye en su contrato con Cataluña para mejorar la situación socioeconómica: un paquete de inversiones en 2018 compuesto por 73 millones para becas comedor, 100 para guarderías, 20 para pobreza energética y 336 para dependencia. Igualmente, se propone potenciar la inspección laboral, de forma que se regularicen 100.000 empleos mediante un “Pacte del Palau” que reúna a la administración, los sindicatos y los empresarios y, así, se haga crecer la economía y se reparta la riqueza.
Finalmente, Iceta ha aseverado que “el día 21 decidimos entre seguir por el camino en la factura, el temor y el fracaso u optamos por la reconciliación, el sentido y el progreso económico y social, a la vez que solo con “una alternativa sólida y juiciosa que no implica un giro a la derecha ni una menor ambición en términos de autogobierno y financiación” es necesaria para acabar con el independentismo, para lo que no basta solo con decir no como hacen Ciudadanos y el PP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.