Human Rights Watch señala que Estados Unidos encierra en celdas a los migrantes

Human Rights Watch señala que Estados Unidos encierra en celdas a los migrantes

Son obligados a dormir sobre el suelo en habitáculos a baja temperatura y con solo una manta térmica.
Según denuncia Human Rights Watch, HRW, en su investigación En el congelador: las condiciones abusivas en las que se encuentran las mujeres y los niños en las celdas reservadas a inmigrantes en Estados Unidos, miembros de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos encierran en celdas de detención a baja temperatura a los inmigrantes atrapados en la frontera o cerca de ella, incluso menores. Los agentes dicen a las mujeres y a los niños que se quiten las prendas de abrigo por razones de seguridad, y les obligan a dormir en celdas de detención a baja temperatura, sobre el suelo, con una manta térmica como única protección. Hasta ahora, lo único que han negado los agentes de inmigración ha sido que las celdas sean frías, pero las mujeres y los menores afectados aseguran que la temperatura es mucho más baja que en otras instituciones de detención de inmigrantes.
El hecho de que no haya colchones en las celdas ha sido justificado por parte de la oficina de fronteras porque no están diseñadas para que pasen la noche en ellas. Tampoco se les da jabón ni otros artículos de higiene y muchas veces ni tan siquiera se pueden duchas durante su encierro, asegura la investigación. Una mujer ha contado a esta organización humanitaria que “estábamos sentados en el suelo de cemento, completamente congelados. Al final, tuve que dormir sentada, con mi pequeño en el regazo, porque no podía dejar que se tumbada en el suelo”.

Entrevistadas 110 mujer y niños
HRW también denuncia que se separa a los hombres a los jóvenes de sus familiares en estas celdas, no permitiéndoles que se reúnan con sus familias cuando son trasladados a prisiones, lo que contradice a la propia normativa de la Oficina de Aduanas. La organización asegura que “todos los inmigrantes detenidos tienen el derecho a ser tratados con dignidad y humanidad que los menores tienen que tener ciertas garantías”, a la vez de criticar que “las condiciones en las celdas de detención de inmigrantes violan estándares internacionales, las políticas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y, probablemente, también los términos de varias sentencias federales”.
La ONG destaca que las condiciones por las que atraviesan los inmigrantes en los centros de detención tienen “consecuencias adversas serias para la salud mental, especialmente para aquellos que ya de por sí padecen un trauma”. “La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza debería asegurarse de que hay condiciones higiénicas en los centros de detención, que todos los inmigrantes pueden acceder a jabón, duchas, cepillos y pasta de dientes”, además de reclamar que la temperatura sea la adecuada y que “las celdas de detención deberían ser utilizadas sólo durante cortos periodos de tiempo. La gente no debería pasar allí la noche, a menos que sea inevitable, excepto con los niños, que no deberían dormir allí en ninguna circunstancia”, para, finalmente, exigir que “la gente que pase la noche en estas celdas debería tener acceso a colchones y mantas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.