Horror en España por el asesinato de Diana Quer

El ADN encontrado corresponde a la joven madrileña.
En rueda de prensa, la Guardia Civil ha informado de que el ADN del cuerpo encontrado en una nave el 31 de diciembre en Rianxo es de Diana Quer. El cuerpo estaba en el fondo de un pozo atado a ladrillos de hormigón. Se reabre el caso en el Juzgado de Instrucción número 1 de Ribeira. Así mismo se van a reevaluar otros casos de violación y de personas desaparecidos en la zona, ya que sospechan que José Enrique Abuín, alias El chicle, pudiera haber cometido delitos similares desde que, en 2005, intentara violar a su cuñada.
Manuel Sánchez Corbí, coronel de la UCO a cargo de la investigación, ha comentado que desde el principio “había algo raro” y que lo poco que sabían es que la víctima se había marchado en un coche, voluntariamente o no. Los vehículos, el teléfono, los feriantes y el desconocido que podría haber aparecido de la nada fueron los ejes centrales de la investigación y, aunque tenían pocas pistas, “las no pistas dan pistas, porque vamos descartando”, ha dicho. “De la investigación de 40 cámaras de seguridad, lo único que sacamos eran bolas de luz, que solo ayudaban a intentar reconstruir trayectorias”.






“Profesional de la delincuencia”
Así ha descrito Sánchez Corbí a El Chicle: “Un profesional de la delincuencia, en un terreno que domina”. “Un criminal muy avispado, un manitas con los coches para que corran más”, en relación a que circulaba a 150 kilómetros por hora por las carreteras gallegas.
El oficial al cargo de la investigación ha descrito diferentes fases de esta, desde que en noviembre de 2016 el presunto asesino preguntó a la Guardia Civil porqué le estaban siguiendo, pasando por el 30 de noviembre en que se le cita a declarar como testigo a él y a su esposa, momento en el que comete el error de decir que no estaba en A Pobra, ya que sí se había localizado su coche en esa localidad, pero su mujer declaró que estuvo con él, aportándole una coartada. Incluso, El Chicle entregó su teléfono como muestra de su disposición a colaborar, pero no es el que la Benemérita buscaba, ni tampoco se encuentran pruebas en el análisis de su coche con lo que se entra “en una vía muerta. Como policía judicial, o tenemos pruebas o no tenemos nada”. En agosto de 2017, se hace una reconstrucción de los hechos por parte de más de 100 agentes y se decide continuar la investigación por la vía de los móviles.






Encontrar el cuerpo, pieza clave
“Ya no tenemos ninguna duda de que El Chicle se llevó a Diana” en noviembre de 2017, explica el coronel, por lo que se hace acuciante encontrar el cuerpo de Diana. Entonces llega el incidente en Boiro, el 25 de diciembre, en que el sospechoso intenta robarle el móvil a una joven y llevársela, a la mujer, por la fuerza. Ella graba un audio y con las imágenes de una cámara en una esquina se pueden ver los movimientos. Dos personas acuden a ayudar a la joven al oír sus gritos.
Finalmente, se decide precipitar la detención de El Chicle “por una filtración grave” a la prensa, arrestándole a él y a su esposa el 29 de diciembre. Es cuando su mujer desmonta su coartada cuando El Chicle se derrumba y confiesa el asesinato, conduciendo a la Guardia Civil al lugar donde se encontraba el cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.