Gustavo Petro, la esperanza para la paz en Colombia

Gustavo Petro, la esperanza para la paz en Colombia

Los colombianos elegirán presidente el 17 de junio.
Tal como se auguraba, ninguno de los candidatos en la primera vuelta de estas presidenciales obtuvo el 50% más uno de los votos. El uribista Iván Duque logró algo más del 39% de los sufragios, mientras que el izquierdista Gustavo Petro se hizo con poco más del 25%. Por tanto, Colombia se ve convocada a una segunda vuelta para elegir a uno de estos dos polos opuestos como presidente de la nación para un mandato de cuatro años. Por primera vez en casi seis décadas, Colombia acudió a las urnas sin la amenaza de las FARC, con una participación récord del 53,31%. En las anteriores presidenciales poco más del 40% de los convocados fueron a depositar su voto, en un país en el que la participación electoral suele estar por debajo del 50%. El domingo se rompió esa barrera histórica. Los principales dirigentes políticos habían hecho un llamamiento al voto masivo y, por otro lado, era la primera vez que muchos excombatientes de las FARC acudían a las urnas.
Duque, el candidato de Centro Democrático, la coalición conservadora de Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, concentró los votos siguiendo la estela del éxito en el referéndum sobre los acuerdos de paz de 2016, impulsados por el presidente saliente Juan Manuel Santos y el ex dirigente de la guerrilla Rodrigo Londoño, Timochenko. No obstante, el candidato de la derecha ha declarado que no tiene intención de derribar el pacto pero si aprobar modificaciones importantes.
Al otro lado estará Petro, ex alcalde de Bogotá y ex guerrillero del M-19, quien se confirma como la esperanza para la izquierda y la paz en Colombia. Para algunos analistas, los resultados ponen en riesgo el legado de Santos en el ámbito de la paz, en el caso de Duque, y en el económico, en el de Petro. Así las cosas, ambos dirigentes, con interpretaciones y propuestas radicalmente opuestas, tendrán que buscar alianzas cara a la segunda vuelta. El primero tendrá que dejar claro qué sucederá con el acuerdo de paz, alejándose de las tesis de Uribe. El segundo tendrá que evitar hablar de expropiaciones y hacer propuestas de estabilidad económica.
Con todo, el panorama electoral se presentaba muy fragmentado. El centrista Sergio Fajardo, ex alcalde de Medellín, tomo impulso en la recta final de la campaña y a punto estuvo de alcanzar a Petro, separándole de igualar el resultado tan solo 260.000 votos. Germán Vargas Lleras, ex vicepresidente de Santos, también fue cerrando alianzas políticas, pero su resultado fue menor del esperado, en torno al 7,27%, mientras que el jefe del equipo negociador de los acuerdos de paz, Humberto de la Calle, figura al final de la lista, con poco más del 2% de los sufragios.
Duque ya ha tendido una mano a Fajardo y a Vargas Lleras: “Queremos gobernar con todos y para todos los colombianos”, dijo, para luego instar a Petro a que la campaña de la segunda vuelta sea “de altura”, siendo respondido por este: “Nuestros votos son los votos de la juventud y de los excluidos a lo largo y ancho de Colombia. Pueden ustedes tener la certeza de que vamos a vencer, que se puede cambiar la historia de Colombia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.