Guindos: el peor candidato para la vicepresidencia del BCE

El otro candidato es el irlandés Philip Lane.
A través de un comunicado del ministerio de Economía, el Gobierno anunció ayer que España presentará a Luis de Guindos, ministro de Economía, para el puesto de vicepresidente del Banco Central Europeo, BCE, que quedará vacante el próximo 31 de mayo. El irlandés Philip Lane, gobernador del Banco Central de Irlanda, será al contrincante con el que se enfrente el ministro español. No se sabrá quién en ocupará el puesto hasta marzo y la votación será el 19 de febrero. Sin embargo, De Guindos no dejará su cargo actual como ministro hasta saber si es elegido por el Consejo. Así lo ha manifestado en una rueda de prensa en su ministerio: “Si soy elegido por el consejo, inmediatamente dimitiré”. El ministro de Economía ha explicado que para ser elegido es necesario contar con el apoyo de mayoría cualificada, catorce países. El presidente del Gobierno y el ministerio han conseguido importantes respaldos por lo que, en sus palabras, “hay una posibilidad muy clara”.
A su vez, negando que el hecho de ser ministro suponga un problema para la independencia política exigida al BCE, ha asegurado que siempre ha “defendido la independencia del BCE y lo seguiré haciendo”, asegurando que esta institución tiene los mecanismos que lo garantizan, para después señalar que se renovarán cinco cargos ocupados por hombres dentro de dos años y que se fomentará la igualdad, en respuesta a la posibilidad de que el cargo de vicepresidente del BCE fuera ocupado por una mujer. En este sentido, el euro parlamento ha pedido los países que presenten alguna candidata, pero sólo hay dos candidatos y son hombres. Draghi, que en esta elección tiene un papel consultivo, y Francfort prefieren al candidato o irlandés, Lane, aunque el favorito de Bruselas es De Guindos. Para varias fuentes del Gobierno “Luis de Guindos es el mejor candidato posible para la vicepresidencia del Banco Central Europeo. Su gestión al frente del ministerio de Economía fue fundamental para la recuperación de la economía española y, con ello garantizar la supervivencia del euro. Ha sido un actor decisivo en el saneamiento del sistema financiero y del desarrollo de la Unión Bancaria Europea”.

El BCE, politizado
Según uno de los grandes banqueros de los últimos años, Mervyn King, el BCE tuvo que elegir, durante la crisis, entre aceptar el fracaso del euro o politizarse, escogiendo esto último. Eso institución con un gran prestigio y credibilidad pero ya han comenzado los ataques acerca de su independencia. Desde Francfort se ayudó, durante la crisis, en la caída de dos primeros ministros de la eurozona, y varios países se vieron obligados a solicitar rescates en condiciones muy duras. Si De Guindos saliera ganador aumentaría la sensación de pérdida de independencia y se endurecerán las críticas.
El ministro Economía cuenta con elementos a favor y elementos en contra. Por un lado, ser el titular de la cartera es positivo, pero también es una debilidad, por ser un perfil que el BCE quiere evitar. Otro dato positivo es que España está infrarrepresentada en las instituciones europeas. En contra, hay que destacar que De Guindos no tiene experiencia en política monetaria, que la que tienen en el sector financiero es su paso por un banco quebrado, Lehman Brothers España, y en una caja que tuvo que ser nacionalizada, Bankia. También en contra está que en esta institución sólo dos de sus 25 consejeros son mujeres. Se une, además, que Alemania y Francia quieren la presidencia del BCE y que la de vicepresidencia, según la reglas en la sombra, debería ir a un país como Irlanda. Finalmente, cabe destacar que el BCE debe volver a la normalidad, saliendo de las actuales políticas extraordinarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *