Guerra de Ucrania: el Ejército ucraniano avanza en el este

Guerra de Ucrania: el Ejército ucraniano avanza en el este

La guerra de Ucrania ha dado un importante giro en los últimos días con la contraofensiva que el Ejército ucraniano ha lanzado hacia el este.

De hecho, Hanna Maliar, viceministra de Defensa ucraniana, asegura que las Fuerzas Armadas del país han “liberado” casi 6.000 kilómetros cuadrados.

Asimismo, el Estado Mayor de Ucrania ha informado de que en las últimas 24 horas el Ejército ucraniano ha expulsado a las tropas rusas de 20 poblaciones.

No obstante, estas informaciones contrastan con las cifras de las que Valeri Zaluzhni, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas ucranianas, hablaba el domingo. Señaló que a lo largo del mes de setiembre habían recuperado 3.000 kilómetros cuadrados.

A su vez, las autoridades de Ucrania aseguran que las tropas rusas abandonaron la ciudad de Kremina, en la región de Lugansk.

Serhiy Haidai, jefe de esa Administración Regional, ha dicho en Telegram que “los rusos han abandonado totalmente Kremina”. Sin embargo, matiza, “las Fuerzas Armadas aún no han entrado en la ciudad”.

Añade que, en el marco de esta contraofensiva en la guerra de Ucrania, se supervisa “la situación en Liman, cuya liberación es clave para la región”.

“Hay combates en marcha en los alrededores de la ciudad”, apunta, y, destaca, “la desocupación a gran escala de Lugansk arrancará de Kremina y Svatovo”.

Asimismo, Mijailo Podoliak, asesor de la Presidencia ucraniana, ha escrito en Twitter que “la liberación de Donetsk y Lugansk generará un efecto dominó, el colapso del frente ruso y la desestabilización política en Rusia”. Así, señala que “es posible. Se necesitan armas”.

En esa misma línea se ha manifestado Dimitro Kuleba, ministro de Exteriores ucraniano. Tras celebrar los avances de las Fuerzas Armadas de Ucrania en el este, advirtió de que para poder continuar adelante se “necesita más armamento pesado”.

En la guerra de Ucrania, “la situación está cambiando”

“La situación está cambiando”, ha resaltado. “Necesitamos más armas y más munición de los aliados para aprovechar este momento, salvar más vidas y liberar más territorios a una mayor velocidad”, insistió.

“Cuanto más apoyo militar tengamos ahora, antes acaba esta guerra”, ha declarado en una entrevista con el diario estadounidense Politico.

En ese sentido trasladó que “el progreso de Ucrania en el este y el sur del país demuestra que todas las inversiones de los aliados occidentales en aras de fortalecer nuestra defensa están teniendo resultado”.

“Nadie debe dudar de las posibilidades de Ucrania y hacerse con la victoria”, enfatizó.

De lo que parece que no hay duda es del avance del Ejército ucraniano y el repliegue de las tropas rusas.

Así, según una información de El País, este avance ucraniano podría estar generando las primeras fisuras en la escena política rusa.

Cada vez serían más las voces contra la invasión, incluso desde las corporaciones locales.

De hecho, siempre según este diario, más de 40 concejales de las dos mayores ciudades de Rusia se han dirigido a la Duma para proponer el cese de Vladimir Putin. Quieren que se le destituya por alta traición.

No sólo se cuestiona la invasión. El foco se centra ahora en la estrategia y se mira a los asesores presidenciales, que aseguraron que Ucrania se rendiría fácilmente.

Hasta Razmán Kadírov, presidente checheno, confirma que la retirada de las tropas rusas es significativa. Cuestiona abiertamente la estrategia.

Es un claro ejemplo del malestar que se está suscitando por cómo está transcurriendo la guerra de Ucrania.

Y no sólo por eso, sino porque lejos de reducirse las fronteras de la OTAN, se han duplicado con la incorporación de Finlandia a la Alianza.

Además, la economía de Rusia está al borde del colapso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.