Un gran Nadal se retira de Wimbledon

Un gran Nadal se retira de Wimbledon

Un gran Rafa Nadal, el más laureado tenista del mundo, ha anunciado su retirada del torneo de Wimbledon por lesión y no jugará la semifinal. Pasa a la final, por tanto, el australiano Nick Kyrgios.

El balear ha tomado la decisión tras las molestias en el abdomen que se evidenciaron en su enfrentamiento ante el estadounidense Taylor Fritz.

En cuartos, el manacorí tiró de casta y, pese a los dolores, fue capaz de vencer, bajo amenaza de retirada, a un Fritz que se veía en semifinales.

Sin embargo, Nadal se sobrepuso a ese amago de retirada en el segundo set y terminó ganando en otro épico partido que se resolvió en el tie break de la quinta manga.

El balear intentaba ganar el tercer Grand Slam de la temporada, después de triunfar en el Abierto de Australia y su 14 Roland Garros.

En este último, en la final, tuvo que anestesiarse el pié para no sufrir. Grande.

Así, las pruebas que se le han practicado confirman un desgarro muscular en el abdomen.

Este jueves, un gran Nadal, poseedor de 22 ‘grandes’, convocó una rueda de prensa. “Os podéis imaginar para qué estoy aquí”, arrancó. “Tengo que retirarme del torneo”, apostilló.

“Como todo el mundo vio ayer, estuve sufriendo un dolor en el abdomen y tengo un desgarro en el músculo”, explicó. “Durante todo el día he pensado en la decisión, pero creo que no tiene sentido continuar”, añadió, a modo de excusa sin que nadie se la pidiera.

“Aunque he intentado durante toda mi carrera seguir en circunstancias difíciles, es obvio que, si sigo, la lesión empeorará. Me siento triste por tener que decir esto”, comentó.

Con todo, a todos nos queda en la retina la imagen del padre y de la hermana de Nadal diciéndole en el encuentro frente a Fritz que se retirara.

Nadal es grande porque lo ha intentado, porque se retira por respeto a sí mismo, al público y al propio torneo, para quien sepa leer entre líneas.

“He tomado esta decisión porque no creo que pueda ganar dos partidos en estas circunstancias. No es solo que no pueda sacar a la misma velocidad, es que no soy capaz de hacer un movimiento normal con el servicio”, explicó.

Consciente de que si jugaba este viernes, las consecuencias podrían ser terribles, dijo que “por respeto a mí mismo, no quiero salir a la pista y ver que no soy lo suficientemente competitivo. Todos saben el esfuerzo que he hecho para estar aquí. No puedo arriesgarme hasta ese punto y tener que estar tres meses fuera de competición”. Que cada uno lea e interprete lo que quiera.

Para concluir, Nadal apuntó que “la felicidad es lo más importante en la vida, por encima de cualquier título”, ahí lo dejó.

A la postre, no se cumplirá aquello que circuló en redes tras la victoria del manacorí en París. “Roland Garros es un torneo en el que participan más de cien jugadores para ver quién pierde con Nadal en la final”, decía un meme. Wimbledon era igual. Grande Nadal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.