El Gobierno estudia subir el SMI un 10%

El Gobierno estudia subir el SMI un 10%

Subir el SMI ya en 2021. Es lo que está estudiando el Gobierno para cumplir con el acuerdo de legislatura acordado entre PSOE y Unidas Podemos.

De aquí a noviembre de 2023, el Salario Mínimo Interprofesional debería situarse entre 1.012 y 1.047 euros. Es decir, respecto a los actuales 950 euros, entre un 6,5% y un 10,2%.

Se opone el Banco de España, que calcula que, al subir el SMI un 22% en 2019, se perdieron entre 83.000 y 180.000 empleos. También está en contra la patronal, que sostiene que no es momento de subirlo después de casi un 30% de incremento en dos años.

Entre dos aguas, José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social, y Nadia Calviño, titular de Asuntos Económicos. Ambos defienden que ahora no toca subir el SMI, al menos mientras no se consolide la recuperación. De hecho, María Jesús Montero, ministra de Hacienda, ya anticipó en enero que no se hablaría de esta subida hasta finales de 2021.

A favor, los sindicatos y el Ministerio de Trabajo, con Yolanda Díaz a la cabeza, que abogan por no perder poder adquisitivo. De hecho, defienden que se debería subir ya en este año entre el 0,9% y el 1,55%. Esto es el aumento de las pensiones y la media de la subida de los convenios, respectivamente.

El salario medio es el punto de partida para subir el SMI

Así, con estos datos la Comisión de Expertos que nombró el Gobierno en enero deberá diseñar una fórmula para calcular el salario medio en España. Cabe reseñar que la patronal no quiso formar parte de ella.

Ayer, Montero señaló que, con el informe de la Comisión, el Ejecutivo reunirá a los agentes sociales. El objetivo será ver cómo “distribuir ese peso” hasta alcanzar el 60% del salario medio, como aconseja la Carta social europea.

Esa subida debería repartirse, en principio, entre 2022 y 2023, pero surge el debate de si se debería incluir 2021 en el reparto. “Es importante llegar a ese compromiso pero también que sea compatible con la generación de empleo”, apunto la también portavoz del Gobierno.

La razón, que “hay que equilibrar la mejora del poder adquisitivo pero garantizando que no será a costa de la pérdida de puestos trabajo”. De eso advirtió el Banco de España.

El informe del Comité de Expertos ya se entregó a Trabajo, aunque desde la cartera de Díaz matizan que no es definitivo. En cambio, algunas fuentes señalan que se podría llegar a debatir el mes que viene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.