El Gobierno declara la emergencia climática

El Gobierno declara la emergencia climática

Ayer, el Consejo de Ministros declaró la emergencia climática en España. Aprobó la Declaración de Emergencia Climática y Ambiental de España, comprometiéndose el Gobierno a adoptar 30 líneas de acción prioritarias, cinco de ellas en los próximos cien días.

María Jesús Montero, portavoz del Ejecutivo, ha dicho que la declaración aprobada va en línea con lo que igualmente ha hecho la Unión Europea en ese sentido. El Gobierno pone, así, el cambio climático y la transición justa en el eje transversal impulsando políticas medioambientales.

El objetivo, explicó, es conseguir un proyecto de futuro común, más justo y equitativo, aprovechando las oportunidades que brinda la transición ecológica. Las políticas transversales ponen a la ciudadanía en el centro de ellas, señaló.

Se responde también a lo que la comunidad científica reclama: “acción urgente” para proteger el medio ambiente, la salud y la seguridad de los ciudadanos.

Así, el Ejecutivo ejecutará cinco de las 30 medidas en los primeros 100 días de Gobierno. Para ello, enviará al Parlamento el proyecto de ley de cambio climático y establecerá el camino de la descarbonización a largo plazo. Todo ello con el objetivo de garantizar la neutralidad climática en 2050.

Además, se creará una Asamblea Ciudadana del Cambio Climático, en la que estarán integrada la participación de los jóvenes. Como se manifiesta en el documento de la Declaración, es necesario un “cambio acelerado del modelo de desarrollo en las próximas décadas”.

La emergencia climática, en línea con el Acuerdo de París

Todo ello enfocado a cumplir con los compromisos del Acuerdo de París, reducir las emisiones y limitar el incremento de la temperatura mundial a 1,5º C respecto a los niveles preindustriales.

Así queda reflejado en el acuerdo del Gobierno que ha presentado Teresa Ribera, la vicepresidente cuarta y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico. “Esta transformación representa un gran desafío pero también ofrece importantes beneficios en todos los ámbitos sociales, culturales y económicos”, reza el documento.

La propia Ribera, en rueda de prensa, ha querido insistir en que lo aprobado por el Ejecutivo muestra el “compromiso firme” del Gabinete con la agenda y la prioridad de estas políticas. Por razones de “justicia climática”, explicó, “por el futuro” y por “responsabilidad.

A juicio de la ministra, “este país necesita actualizar sus prioridades” e integrar medidas transversales con el clima. Se trata de invertir en un “proyecto de país” con un futuro viable para la generaciones venideras. También para “aprovechar” todas las oportunidades que supone una economía con el clima.

El Foro de Davos alerta de los riesgos económicos

La declaración se hace en un escenario de “grandes cambios”, indicó Ribera, que tienen que ver con los riesgos económicos que se consideran en la economía global. Así se pone de manifiesto en el informe anual de riesgos económicos del Foro de Davos.

La ministra reiteró que “es fundamental que el Gobierno oriente toda su actuación para generar confianza pero con el esfuerzo de no dejar a nadie atrás”. Esas 30 medidas tratan las necesidades de colectivos vulnerables, de trabajadores que precisarán de “nuevas cualificaciones” y de los consumidores con mayor vulnerabilidad.

Los cinco compromisos urgentes consisten en el planteamiento de un sistema 100% renovable en 2050, vehículos cero emisiones de CO2 para entonces y un sistema agrario neutro de CO2.

La segunda medida es aprobar el Plan Nacional de Adaptación para lograr un país “más seguro y menos vulnerable” a los cambios del clima. También, fijar la senda de la descarbonización ordenadamente hasta 2050 para no provocar “problemas al sistema climático”.

En cuarto lugar, la creación de la Asamblea Ciudadana del Cambio Climático, una “experiencia exitosa” en Francia, con carácter “inclusivo, paritario y con representación de los jóvenes”. Por último, y la medida más urgente, introducir la perspectiva de clima en la transición justa para el empleo y la actividad de la economía productiva. Transformar el modelo industrial y agrario y del sector servicios.

Ribera ha remarcado que “es una oportunidad para la innovación, la generación de empleo, la mejora de la competitividad y la reducción de las brechas territoriales y de colectivos de personas. Debemos contar con una economía preparada, resiliente, viable y con los referentes de la innovación para garantizar empleos de calidad, mejorar la calidad de vida en el medio rural, urbano y en el litoral”.

Ribera anunció que habrá un plan de acción de educación ambiental, de salud y medio ambiente, de acción y desarrollo, así como una estrategia de protección de la costa. “No partimos de cero, pero a partir de ahora tenemos que profundizar, de forma generalizada y sumar los esfuerzos de todo para ser más rápidos y ambiciosos”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *