Cataluña confina a 200.000 personas por graves rebrotes

La Generalitat decide confinar a 200.000 personas

En la mañana de ayer, la Generalitat decidió confinar la comarca leridana del Segrià ante el aumento de contagios de coronavirus. Se trata un confinamiento perimetral en esta zona situada al sur de la provincia de Lleida en la frontera con Huesca y Zaragoza.

Son 1.400 kilómetros cuadrados de superficie que albergan a algo más de 200.000 habitantes en 38 municipios, entre ellos la capital que la provincia.

Ha sido el propio Quim Torra, presidente catalán, quien ha anunciado esta medida para confinar esta comarca. Lo ha hecho después de una reunión de más de una hora del Plan Territorial de Protección Civil de Cataluña (Procicat).

En ella también estuvieron presentes Pere Aragonès, vicepresidente de la Generalitat, Miquel Buch, Alba Vergés y Meritxell Budó, consejeros de Interior, Salud y Presidencia, respectivamente.

Desde las 12:00 de este sábado entró en vigor el confinamiento. No obstante, según indicó Buch, hasta las 16:00 de ayer se permitió la salida de todas aquellas personas que no residen en alguna de esas localidades.

También se permitió la entrada de los presidentes que se encontraban fuera de la comarca. A partir de esa hora de la tarde quedó prohibida la entrada y salida de los vecinos, salvo por motivos laborales.

Asimismo, las restricciones afectan al transporte, comercio y actividades empresariales. Esta medida estará vigente hasta que se dicte una nueva. El conseller de Interior detalló que 25 dispositivos de los Mossos d’Esquadra, con 200 efectivos, harán cumplir este confinamiento.

Precisó que a partir del día 6 se exigirá un certificado de autorresponsabilidad de los ciudadanos. Desde el día 7, también de las empresas con el fin de que justifiquen el movimiento de sus trabajadores.

Confinar la comarca fue una “decisión difícil”

Por su lado, Torra ha destacado que confinar la comarca del Segrià fue una “decisión difícil”. Se hace para garantizar la salud de las personas. Igualmente, ha dado órdenes a los Mossos para que multen a aquellos que se salten el confinamiento.

La consellera Vergés, por su parte, reiteró lo necesario que es preservar las tres medidas básicas para evitar la expansión del virus. Es decir, mantener la distancia de seguridad, higiene de las manos y uso de mascarillas.

Además de ello, ha pedido a los ciudadanos que reduzcan “al máximo” las reuniones familiares. Éstas quedan limitadas a un máximo de 10 personas.

Según ha informado el departamento de Salud, en la provincia de Lleida se han registrado 4.030 contagios este viernes. Son 60 más que el jueves, que ya superaba en 128 los del miércoles.

Estos contagios se han detectado en cuatro empresas frutícolas, una agroalimentaria, un geriátrico, una comunidad de vecinos y un hostal. Este último atiende a personas sin hogar.

Vergés ha subrayado que “la crisis en Lleida no es solo sanitaria, también hay un fuerte componente social”. Se refería tácitamente a la vinculación del incremento de contagios con la presencia de temporeros o con personas con vulnerabilidad social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.