Garzón se reafirma y ve “contradicciones” en el PSOE

Garzón se reafirma y ve “contradicciones” en el PSOE

La polémica en torno a las declaraciones de Alberto Garzón, ministro de Consumo, sigue un alocado ritmo. Este miércoles Luis Planas, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, calificaba de “desafortunadas” las palabras de su compañero en el Consejo de Ministros.

Asimismo, Pedro Sánchez, presidente de ese mismo Consejo de Ministros, el lunes entraba y salía a hurtadillas del asunto lamentando “mucho” la polémica.

Sin embargo, Garzón, en la noche del miércoles, lejos de amilanarse, lo cual es de aplaudir porque lleva razón, se reafirmaba en lo dicho. Incluso, señaló “contradicciones” en el PSOE. Tuvo para todos.

En el programa El intermedio, la periodista Andrea Ropero le entrevistó y pese a su insistencia, el ministro comunista también insistía en no retractarse.

Los socialistas se mantienen equidistantes

Fue claro y meridiano. Lejos de los malabares y equilibrios equidistantes de los miembros socialistas del Gobierno de coalición, Garzón mantuvo, y argumentó, sus declaraciones al diario británico The Guardian.

Pero no se quedó ahí. Acusó a la derecha y a los medios que la jalean de mentir. De sus palabras se desliza que, de no estar ya en campaña electoral en Castilla y León, seguramente esta polémica no se habría generado.

Llegó a denominar a Alfonso Fernández Mañueco, presidente saliente de la Junta de Castilla y León, de ser el candidato de las macrogranjas. Además, volvió a cargar contra algunos lobbies cárnicos de manipular sus palabras, extrayendo parte de la entrevista y ‘adornarla’ con mentiras.

Fue así de claro. Repito, meridiano. Se podrá estar de acuerdo o no con sus palabras. Uno puede coincidir con lo que dijo o entrar en el negacionismo de las macrogranjas, pero Garzón aportó datos.

Ocasiones para que Garzón rectificara

La periodista brindó en repetidas ocasiones al ministro oportunidades para aclarar, rectificar o retractarse de sus palabras. Preguntado, para empezar, si se mantenía firme en sus declaraciones, el también líder de Izquierda Unida se reafirmó.

“Sí, absolutamente. Lo que yo dije, para mí es absolutamente impecable, estoy absolutamente convencido de que tenemos que seguir defendiendo esa línea de trabajo”, sentenció.

“Reivindico absolutamente lo que sí dije”, enfatizó. En ese punto, volvió a explicar que lo que hay es una “ganadería extensiva, social y familiar que protege el territorio, que arraiga población, que es absolutamente sostenible”.

Abundó en que esa ganadería protege los campos y que “es fundamental para el mundo rural”. Asimismo, mostró otro modelo que “amenaza”, el “modelo de las macrogranjas”.

De ese modelo dijo que es “altamente contaminante, de los suelos, del agua, una desproporción de emisiones de efecto invernadero”.

Así, cargó contra el lobby de las macrogranjas, que “manipularon, construyeron un bulo”. “Se lo pasaron al candidato de las macrogranjas, que es el candidato del Partido Popular”. Y “a partir de ahí empezó la polémica sobre lo que no dije”, volvió a enfatizar.

Ropero insistió en si se reafirmaba al cien por cien en sus afirmaciones de que esa ganadería intensiva, de la peor calidad de la carne. Incluso del maltrato animal y su impacto medioambiental.

No es nuevo lo que dijo Garzón

“De hecho”, explicó el ministro, “lo que yo dije no es nada innovador. Lo que hago es traducir al discurso político lo que es la evidencia científica acumulada durante muchos años”.

Tal es así, abundó, que España tiene abierto “expediente” por parte de la Comisión Europea por exceso de contaminación producido por este tipo de macrogranjas”.

En ese punto refirió el ejemplo de otros países que están tratando este problema. “Nosotros mismos, como Gobierno, lo estamos abordando”, señaló. Algunas Comunidades Autónomas lo están haciendo, recordó.

Sin embargo, razonó, estas “empresas se resisten y la manera que tienen de resistirse es mentir”.

Tras estas afirmaciones, respecto a las palabras de Sánchez y de otros dirigentes socialistas o ministros, Garzón no se consideró “acreditado” para valorar esas declaraciones.

Contradicciones socialistas

En cambió, planteó “algunas contradicciones que he visualizado”. Así, puso el ejemplo de Castilla-La Mancha, cuya Junta preside el socialista Emiliano García-Page.

En esta región, su Ejecutivo hizo una moratoria a las macrogranjas, “precisamente porque sabían del coste ecológico y social” de este tipo de producción. Y lo elogió.

“La sorpresa vino cuando, iniciado este bulo, el presidente de esa comunidad me atacó con ferocidad”, censuró. Al tiempo, reconoció que no sabe resolver por qué han sucedido ese tipo de cuestiones.

Se limitó a especular, como así admitió, con que esa actitud de García-Page se debe a que el socialista nunca estuvo de acuerdo con un gobierno de coalición.

Es más, afirmó que “lo que yo estoy diciendo es exactamente lo que ellos están haciendo, adecuadamente en mi opinión”. De ahí que no supiera, dijo, por qué se produce “esta distorsión tan grande”.

Las elecciones, detrás de la polémica

Tras ello, insistió en cómo la derecha, especialmente con unas elecciones en ciernes, manipula. Incluso, citó, Fernández Mañueco llega a negar la existencia de macrogranjas en Castilla y León.

Asimismo, mostró su preocupación por la deriva de la derecha hacia la ultraderecha y que puedan llegar a gobernar el país. A su vez, el problema para la democracia que suponen los bulos que esa tendencia política genera.

Por otro lado, respondió que no se siente desautorizado por el jefe del Ejecutivo. Argumentó que cree “firmemente” que el trabajo que desarrolla en su Ministerio “es la línea que tiene que seguir un Gobierno progresista”.

“Es la línea que nos hemos dotado para hacer. Por lo tanto, lo que yo he hecho es seguir las directrices del Gobierno”, añadió.

Además, pese a que Luis Planas inicialmente aseguró que no había hablado con Garzón, el ministro de Consumo contó que había hablado con otros titulares, incluido el de Agricultura.

Insistió en la manipulación

Así, reiteró sus explicaciones respecto a sus declaraciones a The Guardian, dejando claro cuándo y en qué contexto se producen. “Es una entrevista que se hace el 14 de diciembre, antes de que se supiera que había elecciones en Castilla y León”.

“Se publica el 26 de diciembre en la que digo lo que había dicho antes, lo que diré después y que es lo que dice la ciencia, nada más. Sólo hasta el 3 de enero es cuando un lobby de las empresas cárnicas de las macrogranjas decide trocearla, manipularla y sacar una nota”, relató.

Para este digital ha quedado sobradamente claro, si es que no lo estaba antes.

1 thought on “Garzón se reafirma y ve “contradicciones” en el PSOE”

  1. La dignidad de Garzón, que contrata con la indignidad de los quienes desde la derecha le acosan, pone de manifiesto lo que hace una persona que defiende la verdad por encima de cualquier otra consideración; los que piden su dimisión son los de siempre, lobos disfrazados de corderos arropados bajo el sufrido manto de la democracia. Ánimo ministro, que la verdad no admite discusión. Pero ya sabe, la ultra-derecha de este pais aparte de robar, mentir y difamar, sabe bien poco. Digo ultra-derecha, porque la derecha, si alguna vez la hubo, ya no existe; y lo del centro-derecha es una entelequia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *