Al borde de la tragedia: fuga de aire en la Estación Espacial Internacional

Al borde de la tragedia: fuga de aire en la Estación Espacial Internacional

Una fuga de aire ha obligado a los astronautas de la Estación Espacial Internacional (EEI) a refugiarse en el modulo ruso. Así, allí permanecen desde el pasado viernes, cuando, un día antes, se detectó el fallo. Era el único lugar con oxigeno estable en todo el complejo orbital.

Los astronautas detectaron la fuga el pasado jueves e intentaron solucionar el problema. Sin embargo, ante la imposibilidad de dar con la solución de inmediato, decidieron ubicarse en el modulo ruso ante el descenso en los niveles de oxígeno circulante.

Un portavoz de la agencia Sputnik, servicio de prensa de Roscosmos, la Agencia Espacial Rusa, ha informado, que los astronautas “han cerrado” las escotillas “estadounidense e intermedia” y se alojan en el módulo ruso.

La fuga de aire la Estación Espacial Internacional fue registrada por los instrumentos del segmento ruso, Zvezda, al cambiar la proporción de nitrógeno, oxígeno y dióxido de carbono contenido en la atmósfera de la estación.

Así, la Agencia ha explicado que la tripulación permanecerá en esta zona “hasta la noche del lunes”. Entretanto se realizará un “exhaustivo” control de la presión en los distintos módulos de la EEI, “hasta hallar el lugar de la fuga y solucionarlo”.

Un micrometeorito pudo penetrar el casco de la Estación Espacial Internacional

En declaraciones a TASS, Roscosmos explicó que se detectó una “microfiltración de la atmósfera en la Estación Espacial Internacional”. Se está trabajando para localizarla.

Los expertos creen, preliminarmente, que una de las razones de la fuga de aire detectada en la EEI puede ser el impacto de algún objeto. Entre otros, la “penetración del casco” de la estación por un “micrometeorito o un microfragmento de desechos espaciales”, dijo el interlocutor de la agencia.

Roscosmos aclaró que las vidas de los cosmonautas rusos Anatoly Ivanishin e Ivan Wagner, que ahora se encuentran a bordo, no corren peligro. “No hay ninguna amenaza para la tripulación, ni para la estación”, señaló la corporación estatal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.