Francia castigará el acoso sexual en la calle

Marlène Schiappa, secretaria de Estado para la Igualdad entre los hombres y las mujeres

Macron ha lanzado una consulta ciudadana acerca de cuál es el momento en que un piropo a una mujer, por ejemplo, pasa a ser una acoso sexual punible.

El Gobierno de Emmanuel Macron quiere consultar a los ciudadanos franceses para legislar y penalizar el acoso en la calle. Para ello, Marlène Schiappa (en la fotografía), secretaria de Estado para la Igualdad entre los hombres y las mujeres, ha anunciado los planes del gobierno francés hasta la presentación de una propuesta de ley en 2018 contra la violencia sexista y sexual. También se prevé alargar los periodos de prescripción de los delitos de violencia sexual contra menores, hasta los 30 años, así como establecer la edad de consentimiento para mantener relaciones sexuales.
La “gran consulta ciudadana” dio comienzo ayer lunes. Se trata de que “la sociedad en su conjunto redefina qué es aceptable y qué no” en materia de acoso sexual en la calle. Hasta el 8 de marzo, todos aquellos que así lo quieran, podrán participar en esta consulta, así como en los 300 talleres organizados para ayudar a redactar el texto legal. A su vez, se ha abierto un diálogo con personalidades relevantes de la sociedad, y también se ha creado un grupo de trabajo parlamentario.
La propia Schiappa reconoce que “personalmente, pienso que silbarle a una mujer en la calle no supone acoso, pero que sí lo es si, por ejemplo, se la sigue hasta el metro. En ese caso, el estrés, hasta la intimidación, son evidentes”, lo que evidencia la dificultad que entraña definir, acotar y penalizar estas infracciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.