Fracasa la moción de censura en Castilla y León

Fracasa la moción de censura en Castilla y León

El guion previsto se cumplió en Castilla y León y la moción de censura presentada por el PSOE no consiguió los respaldos necesarios. Ni siquiera la procuradora díscola por Salamanca, María Montero que el viernes abandonó Ciudadanos votó a favor.

Sólo lo hicieron los que habían anunciado que lo harían: PSOE (35) y Podemos (2). El procurador de Por Ávila y el de Unión del Pueblo Leonés, así como Montero, se abstuvieron.

Esta vez, los procuradores de la formación naranja no rompieron la disciplina de partido como sí hicieron los tres tránsfugas del partido en Murcia. En esta ocasión, cumplieron con lo que dijeron en una rueda de prensa en la que también estuvo presente la procuradora por Salamanca.

Así las cosas, los 29 votos del PP, los 11 de Ciudadanos y uno de Vox dieron al traste con una moción que habría dado Castilla y León a los socialistas, ganadores de las elecciones.

Tampoco sirvió de nada el llamamiento de José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, para que los naranjas rompieran sus pactos con los populares.

Luis Tudanca, líder socialista e impulsor de la moción, ironizaba al referirse a los procuradores de Ciudadanos y posibles pactos con el PP. “Me extrañaría que haya hueco para todos en las listas” populares.

Lo cierto es que resultaba casi imposible que saliera adelante la moción. La propia Inés Arrimadas, líder naranja, había garantizado estabilidad al Ejecutivo de Alfonso Fernández Mañueco cuando saltó lo de Murcia.

No se había pensado en una moción ahora en Castilla y León

Aunque la corrupción, según Tudanca, es sistémica en Castilla y León después de tres décadas de gobiernos del PP en la región, todo, en cambio, se precipitó tras lo sucedido en la región murciana y el adelanto electoral en Madrid. En Murcia era palmaria, sobre todo después de los vacunazos de varios altos cargos del PP y del propio Ciudadanos.

El líder socialista temió que Mañueco hiciera lo mismo que Isabel Díaz Ayuso y se decidió a presentar la moción aun sin apoyos suficientes.

No era el momento, se pensaba en más adelante, como el mismo Tudanca explicó en su día. Tampoco obedecía a una “orden de Ferraz”, como ha acusado en la sesión parlamentaria el presidente castellanoleonés.

A ello ya había dado respuesta Ana María Sánchez, secretaria de Organización del PSOECyL y vicepresidente del Parlamento de Castilla y León.

“No es un acto de desestabilización al Gobierno, sino una garantía de control”, aseguró. “No es moción electoralista porque ya les ganamos en las urnas”, sentenció.

Esta moción no se habría presentado “si ustedes se hubieran comportado de otro modo, si hubieran cumplido los acuerdos. Si no hubieran manchado todo con su corrupción”, recordó Tudanca en su intervención. Aludía también a la reforma estatutaria unilateral llevada a cabo.

Sostuvo que el respaldo de Ciudadanos representaría volver al resultado electoral porque la suma de PSOE y Cs habría permitido desalojar al PP del poder.

“Es su última oportunidad de ser fieles a lo que un día quisieron ser”, contraponiendo las acusaciones de ser una decisión de Moncloa a lo que pasó en 2019, cuando las alianzas se tejieron “desde Madrid”, cuando Albert Rivera presidía la formación naranja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.