Formas de hacer política: acción política

Por Mari Ángeles Solís del Río.
Todos los días, de forma rutinaria, casi sin darnos cuenta, hacemos política. Son acciones políticas que se suceden y, la mayor parte de las veces, ni siquiera somos conscientes de ello. Conductas rutinarias que no tienen ninguna espectacularidad y, sin embargo, expresan la vinculación política de la persona dentro de la comunidad en que se integra.
Tradicionalmente, se consideraba “acción política”, el reconocimiento del derecho de todo ciudadano, a intervenir en la política, mediante la participación electoral. Sin embargo, ya en los años 60, también se consideró “acción política”, cualquier conducta de protesta, siempre regulada, como secundar una huelga o asistir a manifestaciones.
Hay actos que no son considerados acciones políticas, como por ejemplo, el pago de impuestos, pero sí es considerada acción política la objeción fiscal, es decir, la negativa a cumplir las obligaciones tributarias.
Existe una extensa gama de acciones que pueden considerarse como “políticas”, porque se considera que forman parte, del proceso que regula los conflictos de una comunidad.
Por una parte, podemos distinguir entre acciones políticas individuales y colectivas. Al hablar de acciones políticas, no suele pretenderse referirse a una conducta motivada por un criterio moral individual, sino, más bien, se trata del terreno de lo “público”, del interés colectivo, por ello, en general, toda acción política, aunque tenga un arranque individual, siempre desemboca en un movimiento colectivo, por minoritario que sea. Para definir la acción política individual, tenemos que basarnos en la decisión que un sujeto adopta, como respuesta a determinados estímulos del entorno partiendo de experiencias personales.
Otra forma de catalogar las acciones políticas son las espontáneas y esporádicas. Como por ejemplo, dar respuesta en un determinado momento a una determinada actuación. Pero es más frecuente la acción política continuada, que es el fruto de una coordinación entre varios ciudadanos que forman un colectivo y comparten objetivos. Tal es el caso de afiliaciones a partidos políticos, sindicatos y asociaciones.
También existen acciones políticas convencionales y no convencionales. Convencionales son las aceptadas por una comunidad y ajustadas a los valores dominantes. Normalmente promovidas por las élites. En el lado opuesto, están las no convencionales, que son rechazadas o mal vistas por parte de la comunidad. Son modos de acción política, que están en conflicto con los valores dominantes, y no suelen estar promovidas por las élites, ya que representan un desafío al modo convencional de acción política.
Todos los ciudadanos realizamos acciones políticas casi sin darnos cuenta, puesto que ya forman parte de nuestra rutina. Así como participando en el proceso electoral, mediante la emisión de nuestro voto o apoyando la campaña de determinado partido político. También creando opinión, como recabando información a través de los medios de comunicación o debatiendo sobre política con familiares y amigos. Y, por supuesto también, existe acción política cuando nos relacionamos con las instituciones, firmando documentos o solicitando entrevistas. Por último, otra forma de acción política más fácil de reconocer quizá, son las relacionadas con la movilización política organizada, como participar en manifestaciones, en movimientos vecinales o afiliarse a partidos u organizaciones.

1 thought on “Formas de hacer política: acción política”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.