Fomento eliminará el peaje de las autopistas al término de la concesión

Fomento eliminará el peaje de las autopistas al término de la concesión

El ministro evaluará la decisión sobre el futuro de estas vías junto a Hacienda y Economía.
Las autopistas de peaje en España podrían tener fecha anunciada de caducidad. José Luis Ábalos, ministro de Fomento, planea eliminar el peaje en las autovías españolas cuando termine el periodo de concesión. Por el momento, se auditarán los costes y los plazos de la relicitación de las nueve autopistas rescatadas por el Estado.
Por ello, el ministro ha indicado que debe evaluar la decisión sobre el futuro de estas vías junto a los Ministerios de Hacienda y de Economía, puesto que el coste de la compensación que debería pagar el Estado a las concesionarias, así como los ingresos de una reprivatización, afectan al déficit del Estado.
La medida anunciada afectaría también a la AP-2 entre Zaragoza y el Mediterráneo y los tramos de la AP-7 Tarragona-La Jonquera y Montmeló-El Papiol, de 479 km en su conjunto, y cuya concesión expira el 31 de agosto de 2021. La decisión, no obstante, correspondería al gobierno de la próxima legislatura.
La liberación de los peajes tiene trascendencia política, puesto que era una de las exigencias de los grupos políticos catalanes PDeCat, ERC y, en Valencia, Compromís. Estos tres formaciones apoyo la moción de censura contra Mariano Rajoy. El anterior Govern de la Generalitat prometido de las autopistas autonómicas C-32 del Maresme y C-33 del Vallés serían gratuitas a partir de 2021, al entender que los ciudadanos catalanes sufrían un agravio respecto a otras comunidades que gozan de autopistas gratuitas.
Compromís, por su parte, ha presentado una interpelación parlamentaria a Fomento para exigir la eliminación del peaje de la AP-7 en el tramo valenciano. Además, las comunidades autónomas gobernadas por el PSOE abogan por la supresión del pago en estas autopistas.

Elevado coste
Seopan, patronal de las grandes constructoras y concesionarias, ha calculado que el coste para el Estado, solo por liberar el peaje del tramo entre Burgos y Armiñón, supondría unos 300 millones de euros que saldrían del bolsillo de los contribuyentes. Por otro lado, mantener y conservar las concesiones que vencen este año y el que viene tiene un coste de unos 27 millones de euros al año. A ello habría que sumar la cantidad no cobrada por el peaje. Además, Abertis, la concesionaria de la mayor parte de kilómetros que se liberarán coma están litigando contra el Estado por varias concesiones.
Finalmente, Ábalos ha señalado que la voluntad de Fomento es “no paralizar ni demorar nada” respecto a los planes de inversiones pendientes en carreteras y ferrocarriles. No obstante, debe revisarse la información que le ha sido trasladada de estos proyectos. También quiso enviar un mensaje de tranquilidad a los inversores privados de AENA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.