FMI: no llores por mí Argentina

FMI: no llores por mí Argentina

El país andino pide rescate al organismo internacional.
Uno de los objetivos prioritarios de Mauricio Macri, presidente de Argentina, era tratar de mantener el aumento de los precios con las reformas implementadas en esa materia, pero no ha conseguido reducir los elevados niveles de inflación heredados del mandato de Cristina Kirchner lo que ha llevado, junto a la devaluación del peso a pedir rescate al Fondo Monetario Internacional, FMI, a pesar de que el mismo Banco Mundial ha reconocido que “la nueva administración se ha movido rápido para implementar reformas clave tales como la desaceleración de la inflación”. Pero la ayuda del organismo económico es inevitable.
El Gobierno de Macri se había marcado el objetivo de reducir la inflación hasta el 15%, y lo ha moderado hasta el 22%, un dato positivo, teniendo en cuenta que el pasado año cerró por encima del 25%, pero totalmente insuficiente. Como dato comparativo, el Banco Central Europeo entiende que una inflación adecuada debe de estar alrededor de 2%, aunque ambas economías sean muy distintas. Peor fue en 1989 y 1990, en que los niveles se multiplicaron por 100 alcanzando más del 2.000%. a ello se añade el desplome del peso.
Desplome del peso
Stéphane Monier, jefe de inversiones del banco Lombard Odier, asegura que “Argentina se encuentra ahora en medio de una crisis monetaria en toda regla”. En dos semanas, el peso se ha devaluado un 15% respecto al dólar debido a la desconfianza en la capacidad para que contenga la inflación, e impulsar el crecimiento, y por la previsión de que la Reserva Federal siga en su tendencia alcista de los tipos de interés. Para frenar la caída, el Gobierno argentino, subió los tipos hasta el 40%, algo impensable en una economía desarrollada.
Desde Monex Europe entienden que la devaluación del peso “no ha hecho más que avivar la inflación, provocando una espiral mortal de inflación al alza que erosiona la moneda, lo que a su vez provoca un alza de inflación y así sucesivamente”. Por tanto, un elemento lleva al otro en una espiral descontrolada que podría desembocar en una tendencia alcista a un mayor de la inflación, y para contenerla, según estimaciones de Lombard Odier, Argentina ha tenido que utilizar el 10% de sus reservas de divisas internacionales, además de subir los tipos de interés.

Intervención del FMI
Según fuentes gubernamentales, el objetivo de la ayuda del organismo económico internacional sería una financiación preventiva, ya que no hay problemas para hacer frente a los pagos que el país debe realizar. En opinión de Gregorio Saichin, de Allianz Global Investors, es un paso “lógico para coger fuerza”, contener el estado de shock en el que se encuentra la economía argentina y seguir creciendo, de forma que el FMI podría abrir una línea de crédito flexible que permitiría al presidente argentino estabilizar el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.