Los fiscales de Estados Unidos comienzan a investigar el presunto fraude electoral

Los fiscales de Estados Unidos comienzan a investigar el presunto fraude electoral

A pesar de la casi nula existencia de evidencias de fraude electoral, William Barr, fiscal general de Estados Unidos, autorizó el lunes a los fiscales federales a iniciar investigaciones. Donald Trump, futuro ex presidente estadounidense, en una campaña difamatoria, lleva insistiendo en las últimas semanas en este presunto fraude.

Mediante una carta, Barr indica que las investigaciones sobre un supuesto fraude electoral se pueden realizar sólo si existen “alegaciones claras y aparentemente creíbles”. “De ser ciertas –las presuntas irregularidades–, podrían potencialmente afectar al resultado” en algún estado, informa USA Today.

En su misiva a los fiscales del Departamento de Justicia, el fiscal general no punta a irregularidad concreta. Pide que si se inicia alguna investigación, debe llevarse “con la precaución adecuada” y atendiendo al “compromiso absoluto de neutralidad”.

Las reacciones a las palabras de Barr no se han hecho esperar. La primera ha venido de las manos de Richard Pilger, principal fiscal de delitos electorales, quien ha presentado su renuncia. Advirtió al fiscal general de que, con su casa, estaba derogando “las políticas de no interferencia” que han presidido “las investigaciones de fraude electoral”. Así ha sido en los últimos 40 años.

La renuncia de Pilger ha llegado a sus colegas de departamento a través de un correo electrónico, si bien no detalla si continuará en otro puesto.

Trump ha utilizado el supuesto fraude electoral durante toda la campaña

La posición de Barr no es de extrañar, puesto que ha sido, del entorno republicano, uno de los que no ha dejado de mostrar su desconfianza hacia el voto por correo. Es, además, el principal argumento de Trump y de algunos de sus aliados más fieles en su denuncia de fraude electoral.

En cambio, gran parte del Partido Republicano no opina así. No hay argumentos sólidos de que dicho “gran fraude masivo” existiera. Una teoría, la del todavía presidente, que salió a denunciar en una comparecencia casi institucional ante la prensa.

Ante ese desvergonzado aprovechamiento de su privilegiado estatus por parte de Trump, las principales cadenas de televisión cortaron la emisión. Lo acusaron de mentir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.