Feijóo pide a Casado “decisiones urgentes”

Feijóo pide a Casado “decisiones urgentes”

Ante la “situación de colapso” del PP, Alberto Núñez Feijóo, presidente de la unta de Galicia, ha pedido “decisiones urgentes” en la guerra abierta entre la Dirección Nacional e Isabel Díaz Ayuso.

En declaraciones a los medios, el líder popular gallego ha señalado que “es imprescindible hacerlo”. Además, ha desvelado qué ha mantenido una conversación con Pablo Casado, líder del PP, a quien ha trasladado su “opinión”.

Asimismo, se ha urgido a adoptar “decisiones inmediatas reiteradamente” que deben encaminarse a “unir” el partido.

Feijóo evita hablar de postularse

Respecto a la si él mismo dará un paso al frente, Feijóo ha rehusado hablar de él y de personalismos. “He venido a hablar del PP y de España”, zanjó.

Por otro lado, este lunes Casado ha reunido a su comité de dirección. Precisamente, fuentes cercanas a José Luis Martínez Almeida, alcalde de Madrid, quiere dejar de ser portavoz del partido.

Según han señalado a Europa Press, “no hay nada oficial todavía”. El caso es que ya el pasado jueves compareció ante los medios y dijo que sólo hablaría como alcalde de la capital.

En ese momento comparecía para dar explicaciones del supuesto espionaje a Ayuso desde el Ayuntamiento de Madrid. Además, hace tiempo que Almeida no se siente cómodo con ese doble papel de portavoz nacional del PP y alcalde de la capital.

Fue en verano, cuando se vio involucrado en la polémica por la Presidencia del partido en Madrid. Asimismo, en el cruce de acusaciones entre el entorno de la presidente de la Comunidad de Madrid y la Dirección Nacional del partido.

El “regalo envenenado” de Casado a Almeida

Y es que Casado le nombró en agosto de 2020 portavoz nacional de la formación. Con la llegada de la epidemia, Almeida construyó la figura de un alcalde “moderado”.

Su gestión durante los meses más duros fue reconocida tanto en el Partido Popular como a nivel nacional. De ahí que se entendiera que su nombramiento era un “regalo envenenado” para rebajar su crecimiento en popularidad.

Así, tuvo que defender las medidas del partido a nivel nacional, pero se alejaba de su figura como “alcalde de España”.

A su vez, Ayuso mostró su intención de presentarse como candidata a presidir el PP de Madrid. Fue entonces cuando todos miraron a Almeida cuando Casado señaló que tanto la presidente regional como el alcalde eran dos “buenos candidatos”.

Se iniciaba, así, una disimulada guerra entre Sol y Génova que finalmente se ha trasladado a la guerra abierta que sufre hoy el partido. Una crisis interna que también salpica al primer edil de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.