Fedea acusa a las CCAA de sobrevalorar sus ingresos para poder presentar que han cumplido el déficit

Fedea acusa a las CCAA de sobrevalorar sus ingresos para poder presentar que han cumplido el déficit

Se agotan los efectos extraordinarios que afectaron al ejercicio anterior.
En el último informe de su Observatorio Fiscal y Financiero de las comunidades autónomas, la Fundación de Estudios de Economía Aplicada, Fedea, estima que éstas no podrán cumplir su objetivo de déficit del 0,4% del PIB porque se han agotado los efectos extraordinarios -la liquidación de 2015 del sistema de financiación, ajustes de contabilidad nacional positivos y los ingresos extraordinarios de Navarra y el Cupo Vasco- del ejercicio anterior y se sobrevaloran los ingresos que no están sujetos al sistema de financiación. A ello hay que añadir que 2018 es año preelectoral, de tal modo que el ajuste en gastos será “más limitado”, señala el análisis, que advierte de que, si no hay una gestión rigurosa del presupuesto, las comunidades sobrepasarán, “ligeramente”, el objetivo de estabilidad presupuestaria, aunque el cierre del déficit del pasado año haya sido menor, 0,32%.
También hay que tener en cuenta que el cumplimiento del objetivo de déficit depende de que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado, PGE, de 2018, que prevé entregas a cuentas por importe de 3.600 millones de euros respecto a 2017. Si no se aprueban, éstas serán prorrogadas y, en ese caso, el déficit terminará “cerca del 0,8%” del PIB. No obstante, Fedea subraya que esto no supondría una pérdida de recursos, puesto que lo que se recibiera de menos en 2018 lo recogerán de más en 2020.

Estimación de ingresos
Las comunidades autónomas calculan que tendrán ingresos superiores en 8.000 millones de euros a los ingresos financieros al cierre de 2017, debido a las mayores entregas a cuenta y las liquidaciones previstas en los PGE. El resto, unos 4.000 millones, provendrían de recursos no sujetos a entregas ni liquidaciones pero al no haber medidas adicionales que incrementen los ingresos, el análisis dice que esta partida está “sobrevalorada”. En cuanto a los gastos, se avanza que aumentarán en unos 6.000 millones los no financieros.
Fedea recordó que el objetivo de déficit de 2017 era del 0,6% del PIB y en función de él se elaboran los presupuestos y que se cerró el ejercicio con un déficit del 0,3%, cumpliéndose por primera vez desde 2007 su objetivo. A ello contribuyeron varias causas. Por un lado, la liquidación definitiva del 2015 del sistema de financiación fue superior a la prevista en 1.200 millones. Por otro, en 2017 se hicieron ajustes a la contabilidad nacional, que normalmente son negativos, pero que, en esta ocasión, fueron positivos en 2.000 millones. También incidieron los ingresos extraordinarios de Navarra y el País Vasco a causa de las regularizaciones del Convenio y Cupo, respectivamente, que totalizaron alrededor de 1.200 millones, aunque parte de estos efectos se mantendrán en el tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.